Qbstt

Archive for the ‘Literatura’ Category

Es Mero Cristianismo

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on agosto 15, 2011 at 01:00

Mi argumento contra Dios era que el universo me parecía cruel e injusto, pero ¿cómo había adquirido yo esta idea de justo e injusto? Un hombre no le llama a una línea torcida “torcida” a menos de que existe una línea recta. ¿Con qué estaba comparando el universo cuando lo llamaba “injusto”? Si toda la creación fuera mala y sin sentido de la A a la Z por decirlo de alguna manera, ¿por qué yo, quien se suponía ser parte de la creación me encontraba en tan violenta reacción contra esta?

Un hombre se siente mojado cuando cae dentro del agua ya que el hombre no es una animal marino; un pez no se sentiría mojado.

Por supuesto que pude Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

La fascinación y la apertura a la transcendencia

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on agosto 14, 2011 at 01:00

Para chesterton lo más importante es tener sentido común. Las ideologías, el racionalismo nos ha hecho perder esa sensatez del campesino, del hombre sencillo que sabe que en el fondo no importan las especulaciones que haga un teólogo o una persona que se considere inteligente; dos más dos seguirán siendo cuatro y a las vacas para que dén leche habrá que ordeñarlas. Es decir, esta conciencia de lo sencillo, de lo simple.

Para Chesterton el sentido común no es nada más que Lee el resto de esta entrada »

Eucatástrofe

In Cine, Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on agosto 12, 2011 at 01:00

Según el wikcionario, eucatástrofe del griego antiguo εὖ+καταστρέφειν (eu+katastrefein, “bueno+abatir“). Palabra cuyo equivalente en inglés fue acuñado por el escritor J. R. R. Tolkien en su ensayo Sobre los cuentos de hadas.

Se refiere a cómo los acontecimientos, muchas veces dramáticos, que se hilvanan en una historia que acaba felizmente, resultando bien para el protagonista pero habiéndolo transformado en el Lee el resto de esta entrada »

Hacer algo nuevo desde dentro de la sociedad. Comentarios

In Cristianos en la historia, Listado de entradas, Literatura on agosto 9, 2011 at 07:53

En la entrada anterior, Hacer algo nuevo desde dentro de la sociedad, en una entrevista, Juan Manuel de Prada comentaba las similitudes de occidente actualmente con la situación del imperio romano en los primeros siglos. Y comentaba también las diferencias, en especial hablaba de la propaganda en estos términos:

La propaganda hace que las personas piensen igual. Hace que aquellas cosas que los gobernantes o los poderosos desean infiltrar en los cerebros de la gente, a base de machacar desde los medios de comunicación, logren instaurar un estado mental colectivo, en el que todas las personas cada vez son más iguales. La propaganda lo ha cambiado todo, y también golpea duramente a los cristianos.

Yo diría que esto ha cambiado. Ya no hay únicamente unos canales de información monolíticos (canales de tele, periódicos, radios) controlados por unos pocos. Éstos cada vez tienen menos peso, sobre todo en la gente joven. Cada vez pasamos más tiempo consumiendo recursos de la red y menos delante de la televisión o de la prensa en papel. Y probablemente esto irá a más. Esto ha pillado a contrapié a sociedades de gestión, editoriales, políticos, etc. en una suerte de “disrupción” tecnológica que les hace mantener a veces una posición, digamos, a la defensiva, en retroceso (por eso te llaman por defecto pirata, o te cobran un canon antipirateria por comprar un DVD virgen, o te ponen un anuncio contra la piratería informática al comienzo de una peli que has comprado legalmente o ponen mil reticencias a sacar libros en formato digital o sacan una Ley Sinde para Lee el resto de esta entrada »

Hacer algo nuevo desde dentro de la sociedad

In Cristianos en la historia, Listado de entradas, Literatura on agosto 8, 2011 at 09:09

Entrevista a Juan Manuel de Prada acerca de los primeros cristianos:

¿Cree que existen similitudes entre las circunstancias en que se podrían encontrar los cristianos de entonces y los de ahora?

Yo creo que nuestras sociedades actuales tienen mucho que ver con la sociedad romana de aquella época. También nuestras sociedades han entrado en una fase de decrepitud, que no sabemos lo que durará. La decrepitud de Roma fue muy larga, pero realmente aquella era una época en la que las cosas transcurrían a un ritmo distinto al que transcurren hoy. Hoy en día vivimos en una época mucho más vertiginosa, pero es evidente que ocurre algo similar.

También es cierto que hay diferencias, pero sí que hay una situación política y social muy semejante; una situación de abandono de todo lo que ha sostenido a una sociedad a lo largo de siglos… Roma entonces, reniega de los valores, de los principios que la fundaban. Hoy hay Lee el resto de esta entrada »

De la indignación a la esperanza según Chesterton

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on agosto 3, 2011 at 21:59

“Ante un problema humano, los materialistas analizan la parte fácil, niegan la parte difícil y se van a casa a tomar el té.”

“Desde la aurora del hombre todas las naciones han tenido gobierno, y todas se han avergonzado de sus gobiernos.”

“La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta.”

“Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo.”

“La gente, por lo general, riñe porque no sabe discutir.”

“La intolerancia puede ser definida como la indignación de los hombres que no tienen opiniones.”

“Los enigmas de Dios son más satisfactorios que las soluciones de los hombres.”

“La aventura podrá ser loca, pero el aventurero, para llevarla Lee el resto de esta entrada »

Mucho más de lo que leo, Flannery

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on julio 28, 2011 at 17:00

Hace como algo más de un mes una persona me puso un comentario en el blog. Me recomendaba los cuentos de Flannery O’Connor, más en FOC. Estuve indagando sobre quién era Flannery, una escritora americana, del sur de los USA y católica lo cual me pareció ciertamente insólito. Leí sobre su obra que pertenecía el género que denominaban “gótico sureño”. Pues bueno, luego leí referencias que la relacionaban con Poe. Buff, no sé por qué pero los cuentos de Poe algunos me entusiasman y otros me aburren soberanamente. Sin embargo su forma de escribir en pequeñas dosis me hace gracia, aunque en gran cantidad me parece un tostón.

Vamos, que puse en mi lista de lectura a Flannery por si acaso pero de entrada ni fú ni fá. He comprado el libro de cuentos completos de FO’C y he empezado por: “Un hombre bueno es difícil de encontrar”

Mi conclusión es que me ha gustado pero me desconcierta, es duro y seco. Supongo que una persona que tenga más conocimiento del sur estadounidense puede entender algo más acerca de los personajes y el lenguaje que utilizan, a ver si leyendo más lo voy pillando.

No sé por qué pero me ha dado la sensación de que en sus cuentos hay mucho más de lo que leo. De que no estoy pillando el fondo del asunto. No tiene pinta que la crudeza de los hechos que se narran sean porque sí.

Es como si de un hachazo te intentase decir que esto de la fe y de cómo es el alma humana y su redención no es puro sentimentalismo. Es exagerar ciertas facetas, ciertas caras del alma humana para decir que no hay hombres buenos ni hombres malos, no hay hombres hipócritas ni hombres sinceros. Todos tenemos dentro todos esos “hombres” encarnados en cada personaje. Es como si te dijesen que EN LA BÚSQUEDA NO SIEMPRE ENCONTRARÁS SOLUCIONES, TAN SÓLO RESPUESTAS y no en los tiempos que marca tu voluntad. Para el voluntarismo, para el utilitarismo, para el materialismo hostiles no es concebible una respuesta que no sea solución. Y cuando una pregunta surge de esta guisa la pregunta misma es considerada absurda y todo se “explica” con el AZAR. Y cuando nos preguntamos por qué me ha tocado a mí esto, si es para bien muchas veces nos adjudicamos la autoría a nosotros mismos. Y si es para mal pensamos en la “mala suerte” o directamente no pensamos. Al final el azar es una forma muy sutil y que suena lo suficientemente “científica” u “objetiva” de no decir absolutamente nada. Es un decir: ni lo sé ni me quiero preguntar por ello, no tiene sentido… Es el drama de la razón “agresiva” y obsesivamente escéptica. Parecería que Flannery presenta estas situaciones para romper de golpe con esta forma alienada de ver la vida.

He leído por ahí que en los cuentos de Flannery “las imágenes y acciones que [la autora] crea pueden resultar deformes y exageradas para la mentalidad católica. El gran error que el lector católico irreflexivo suele cometer es suponer que el escritor católico escribe para él” Ya, claro… pero en el mundo de hoy en día probablemente cada vez haya más católicos reflexivos que durante algún periodo más o menos largo de su vida hayan dudado de su fe y entiendan bien el “salto” desde esa alienación en el mundo a la alegría que supone descubrirse como ser que ha sido creado. Y por eso el lector católico disfruta de Chesterton y de su inmensa alegría y su gran sentido del humor y, dando un salto, también de San Juan de la Cruz y de su alma con ansias en amores inflamada.

¡Qué bueno es el Señor!

Humildad y verdad

In En la Iglesia, Listado de entradas, Literatura on julio 13, 2011 at 09:17

Leo aquí cosas muy interesantes:

El Beato Juan Pablo II, hablando de la situación actual en Europa, se refería a un vacío que produce lo que él llamaba “cultura de la muerte”. Esta se manifiesta en los temas que afectan a la vida y convivencia humanas. Esta manifestación partía para el Papa de las “ideologías del mal”. Preguntándose acerca del origen de las mismas escribe: “La respuesta, en realidad es sencilla: simplemente porque se rechazó a Dios como Creador y, por ende, como fundamento para determinar lo que es bueno y los que es malo. Se rehusó la noción de lo que, de la manera más profunda, nos constituye en seres humanos, es decir, el concepto de naturaleza humana como “dato real”, poniendo en su lugar un “producto del pensamiento”, libremente formado y que cambia libremente según las circunstancias ” (Memoria e identidad (Madrid 2005 ) 25)

En la Exhortación ApostólicaEcclesia en Europa afirma: “La cultura europea da la impresión de ser una apostasía silenciosa por parte del hombre autosuficiente que vive como si Dios no existiera”.

En la Exhortación ApostólicaEcclesia in Europa el Papa analiza la situación viendo las luces y sombras en que se halla el mundo occidental: “El siglo XX ha sido, en cierto sentido, el “teatro” en el que han entrado en escena determinados procesos históricos e ideológicos que han llevado hacia la gran “erupción” del mal, pero también ha sido espectador de su declive… El mal es siempre la ausencia de un bien que un determinado ser debería tener, es una carencia. Pero nunca es ausencia absoluta del bien. Cómo nazca y se desarrolle el mal en el terreno sano del bien, es un misterio. También es una incógnita esa parte de bien que el mal no ha conseguido destruir y que se difunde a pesar del mal, creciendo incluso en el mismo suelo

Son necesarios pues testigos de la esperanza que animen esas raíces cristianas que hacen fecunda a la sociedad.

Me llama mucho la atención la enorme diferencia entre ver al ser humano como ser que ha sido creado por Dios y obviar esto último viviendo como si Dios no existiera. Es enfrentar dos cosmovisiones totalmente diferentes. Lo curioso es que parece obvio que el hombre no se ha dado el ser a sí mismo, lo cual da mucho qué pensar.

A mí me parece que ver al ser humano como es, es decir, como “criatura”, como ser creado por Dios supone una cierta humildad. Y al final la humildad parece que es ver la realidad como es, no como la suponemos o como queremos que sea (y es tan sencillo y tan tentador “autoengañarse”…) Apostaría que, como mínimo, la humildad y reconocer la verdad, la realidad tienen muchísimo que ver o incluso ¿son lo mismo?

El sueño de la fe y la razón

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on julio 5, 2011 at 11:57

Joé, esto si que es una arenga, pero no le falta razón, somos ignorantes de nuestro pasado. A medida que uno lee intentando, dentro de las limitaciones propias, librarse de los prejuicios e intentando desembarazarse de las manías que nos hacen exclusivamente hijos de nuestro tiempo uno se va percatando que algo falla en su visión del catolicismo.

Y ya sabemos: El sueño de la fe y la razón desemboca en la monstruización de nuestros propios prejuicios…

“Haced caso a este viejo incrédulo que sabe lo que dice: la obra maestra de la propaganda anticristiana es haber logrado crear en los cristianos, sobre todo en los católicos, una mala conciencia, infundiéndoles la inquietud, cuando no la vergüenza, por su propia historia. A fuerza de insistir, desde la Reforma hasta nuestros días, han conseguido convenceros de que sois los responsables de todos o casi todos los males del mundo. Os han paralizado en la autocrítica masoquista para neutralizar la crítica de lo que ha ocupado vuestro lugar. Feministas, homosexuales, tercermundialistas y tercermundistas, pacifistas, representantes de todas las minorías, contestatarios y descontentos de cualquier ralea, científicos, humanistas, filósofos, ecologistas, defensores de los animales, moralistas laicos; habéis permitido que todos os pasaran cuentas, a menudo falseadas, sin discutir. No ha habido problema, error o sufrimiento histórico que no se os haya imputado. Y vosotros, casi siempre ignorantes de vuestro pasado, habéis acabado por creerlo, hasta el punto de respaldarlos. En cambio, yo (agnóstico, pero también un historiador que trata de ser objetivo) os digo que debéis reaccionar en nombre de la verdad. De hecho, a menudo es cierto. Pero si en algún caso lo es, también es cierto que, tras un balance de veinte siglos de cristianismo, las luces prevalecen ampliamente sobre las tinieblas. Luego ¿por qué no pedís cuentas a quienes os las piden a vosotros? ¿Acaso han sido mejores los resultados de los que han venido después? ¿Desde qué púlpitos escucháis contritos ciertos sermones?”

(Leo Moulin, historiador y sociólogo belga)

Paradojas del Siglo XXI

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on junio 29, 2011 at 16:42

Un amigo me ha pasado una transcripción de las reflexiones de George Carlin, un cómico americano, a la muerte de su esposa. Me ha sorprendido mucho y me ha encantado leerlo, por eso lo quiero compartir aquí también. Por cierto, qué impresionante es la pintura del Greco!! Me podría pasar horas mirando el Bautismo de Cristo y viendo todos los detalles que surgen resplandecientes de la oscuridad, cada cara, cada vestimenta. El Padre diciendo “este es mi hijo amado” el Espíritu Santo en forma de paloma y el Hijo allí arrodillado…

Paradojas del Siglo XXI

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y personalidades más pequeñas, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos mucho pero disfrutamos poco. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más títulos académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado y reímos muy poco. Conducimos demasiado rápido, nos enfadamos demasiado, nos desvelamos demasiado y amanecemos cansados. Leemos muy poco, vemos demasiado televisión y ya no rezamos.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos mucho, amamos poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a disfrutar de la vida. Añadimos años a nuestras existencia, pero restamos ilusión y amor a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero hacemos menos.

Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Fabricamos ordenadores que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez peor y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestiones lentas, de hombres de gran talla y cortedad de miras, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero mas divorcios, casas mas lujosas pero hogares rotos.

Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moralidad dudosa, revolcones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar tiempo con las personas a las que dices querer porque ellos no estarán aquí siempre.
  Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejara de ti.
  Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un céntimo.
  Acuérdate de decir “te amo” mirando a los ojos a tu pareja y a tus seres queridos, porque tal vez no tengas más oportunidades. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.
  Acuérdate de coger de la mano de la persona que amas y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.
  Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas, tus sentimientos más profundos.

Y recuerda siempre que la vida no se mide por el numero de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

George Carlin.