Qbstt

¿Quién contempla a quién?

In Listado de entradas on junio 1, 2012 at 12:57

A veces tengo la sensación de que una parte de las expresiones que se consideran artísticas en la actualidad no buscan de una forma u otra la belleza sino que buscan por encima de todo sorprender, buscan llamar la atención. Y me resulta curiosa la obsesión por la originalidad, es como la sal, en pequeñas dosis realza los matices y los sabores, pero por sí sola comérsela pierde el sentido. Y me planteo si esto no tendrá dos explicaciones, una es que no se considera que un objeto pueda ser bello en sí, sino que se considera que la belleza sólo está en la cabeza del bicho que lo mira. Se cree que la realidad no existe, sólo las palabras asociadas a una percepción individual. Y la otra, mucho más pedestre, es que estamos bombardeados por mensajes que reclaman nuestra atención; nuestro tiempo es finito por lo que si aumenta la demanda que lo reclama, nuestro tiempo se ve revalorizado a la vez que fragmentado en trocitos pequeños. Lo caro se vende en cajitas pequeñas.

El arte en muchas ocasiones ha dejado de ser contemplativo, no existe más allá del breve instante inicial. El hombre moderno no es contemplativo y por eso se pierde la mitad de las cosas buenas del mundo. Y volviendo a la primera explicación, tiene sentido que este hombre no sea contemplativo: si no existe la realidad y todo es un baile caprichoso de nuestra mente, deja de tener sentido dedicar tiempo al acto reflexivo acerca de lo que algo es y cobra mucha más relevancia el llamar la atención por el puro hecho de llamar la atención. No digo que lo llamativo sea malo o algo así, digo que lo llamativo sirve para llamar, y llamar por llamar es tontería, como anécdota o como broma está bien, pero nada más.

Es interesante cómo entiende Santo Tomás la relación entre acción y contemplación, entre el trabajo activo y el “ocio contemplativo”. El tiempo de contemplación es detenerse a entender, a conocer; mientras que el tiempo de acción es ordenar la vida conforme a la verdad que se conoce. Y precisamente porque la actividad más propia del ser humano es comprender, la contemplación sería su actividad más característica y peculiar.

Esto me recuerda a la definición que dió Flannery O’Connor de profeta, no es simplemente alguien que ve el futuro ininteligiblemente. Curiosamente lo define al revés, como un “realista de distancias”. Es decir, como alguien que ve el presente inteligible y lo entiende. Quizá un realista que contempla y reflexiona sobre la realidad -material o no- y sabe diseccionar la esencia de sus accidentes y subjetividades propias. Observa la realidad universal y se conoce a sí mismo evitando sesgos.

Decía San Agustín,

“El amor de la verdad busca el santo ocio, la necesidad del amor cultiva el justo trabajo.”

Y de nuevo Santo Tomás dice que la acción y la contemplación no son incompatibles sino que, con el equilibrio necesario, se complementan. Es cierto que la vida activa parece que se opone en cierto sentido a la contemplativa porque implica preocupaciones y cuidados de cosas externas. La actividad quita tiempo, sosiego y a veces hasta sueño. Sin embargo, por otra parte, la acción ayuda a la contemplación porque pone en orden las acciones exteriores y orienta las pasiones y la imaginación. Sirve de ensayo para los valores que decimos tener, sirve para comprobar nuestro fracaso y aprender a ser humildes. Y esto permite la quietud y la paz necesaria para la contemplación. La actividad ayuda a comprender que necesitas la contemplación. Y la contemplación ayuda a ordenar la actividad.

Ese conocer que es la contemplación es “la más noble forma de tener” porque lo conocido pasa a formar parte del que conoce, por asimilación. Por la contemplación poseemos el objeto al que se dirige nuestro entendimiento no para adecuarlo a nuestra conveniencia, sino porque queremos saber sobre él tal cual es. Tratamos de descubrir la verdad que encierra por lo que es, no por lo que queremos que sea, no por interés o utilidad de forma mercantilista.

Me pregunto quién conoce a quién, quién posee a quién, quién contempla a quién:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: