Qbstt

Alphonse: la historia de terror de un aborto fallido

In Listado de entradas on marzo 5, 2012 at 17:29

Últimamente he encontrado por ahí buenas referencias de un cómic titulado “Alphonse” que quizás no encaje, vamos a ser sinceros, con la sensibilidad de ciertas personas. Algo así como lo que puede que ocurra con los cuentos de Flannery O’Connor. Son de esos espejos deformados que muestran la realidad en su faceta más grotesca pero que logran, a la vez, poner de relieve las cuestiones que realmente tratan de sacar a la luz. Son reflexiones que actúan como crudas pinceladas casi cortantes en un lienzo en blanco.

No en vano, el origen etimológico de la palabra “persona” proviene del griego πρόσωπον – “prosopon”, (pros=delante, opos=cara), es decir, máscara. El origen etimológico de “humano” viene del latín “humus” que significa lodo o barro, en referencia a nuestro origen y quizá a nuestra condición. Así pues, quizás el recurso de lo grotesco es un intento creativo por evitar las apariencias, las máscaras, mostrando el lodo y creando un monstruo en un giro dramático e inesperado. Supongo que en cierto sentido de la misma manera aunque con otro estilo podríamos considerar también en ciertas ocasiones el sentido del humor.

Por cierto, el cómic se puede comprar en PDF aquí.

El autor es Matthew Lickona quien colabora en la sección Kollectiv del portal colectivo de cosas católicas (cuya inspiración al parecer surge en Walker Percy) que se llama Korrektiv subtitulado de una forma bastante curiosa “malos católicos, blogueando poco antes del final del mundo” (bad Catholics, blogging at a time near the end of the world). Una reseña suya que se dá allí:

Matthew Lickona es escritor en plantilla y crítico para el San Diego Reader, un periódico semanal. También es autor de las memorias Swimming with Scapulars: Confessions of a Young Catholic (Nadar con Escapularios: Confesiones de un Joven Católico), publicado por Loyola Press en 2005.

Lo primero que se me ocurrió tras ver la idea de Lickona, aparte de ser cuidadoso con los detalles y parecerme de buena calidad, es que definitivamente es provocativa (sobre todo para los abortistas de los tres supuestos). Quiero decir, siempre que sale un -digamos- artista diciendo que es “provocador” suele ser una suerte de excusa disculpándose del coñazo que ha hecho, lo único que provoca son bostezos. Llaman provocador a lo de siempre y suelen ser tan previsibles y aburridos como ver a un líder socialista metiéndose con la Iglesia. Jejeje, cuando oigo a uno, a uno más quiero decir, hablando de lo del “giro a la izquierda” me entra la risa. Creo que dan tantos giros a la izquierda que no dejan de dar vueltas sobre sí mismos y, por supuesto, acaban metiéndose con los obispos. Es lo que tiene no tener ideología ni nada que aportar salvo la cultura de la muerte. Pobrecicos.

Matthew Lickona explica así la cosa esta que ha hecho:

¿Por qué hacer un cómic sobre un feto abortado?

Quiero decir, ¿en qué estaba pensando? Ésta es la razón que me gustaría dar.

Un montón de buenas historias de terror surgen de la ansiedad moral escrita con mayúsculas (por ejemplo: Frankenstein en el intento de la humanidad por maltratar su naturaleza.) Y creo que es justo decir que hay una inquietud moral acerca del aborto.

Creo que hay una razón por la que Hillary Clinton lo llamó “una triste, incluso trágica decisión para muchas, muchas mujeres;” o por la que el presidente Obama expresó su creencia en la Audacia de la Esperanza de que “pocas mujeres tomarán la decisión de interrumpir su embarazo con ligereza; que todas las mujeres sientan toda la fuerza de las cuestiones morales implicadas y luchen con su conciencia al tomar esta decisión desgarradora”.

Creo que el aborto es “desgarrador” porque algo muere en un aborto – algo que, con el tiempo crecería y se convertiría en lo que todos están de acuerdo que es una persona humana. Algunas personas piensan que este “algo” es una persona humana desde el momento de su concepción. Otros piensan que es una persona humana sólo después de que sale del cuerpo de su madre. Muchos otros se encuentran en medio, y creen que el aborto debería ser legal, pero limitado de una forma u otra.

¿Por qué caen en un punto intermedio? No creo que sea absurdo sugerir que es porque no están seguros. Sí, afirman el derecho de la mujer a elegir si desea o no llevar a término su embarazo. Pero… algo muere, algo que, con diez semanas de embarazo ya tiene manos y cara. Están inseguras de qué es ese algo. Y de la inseguridad surge la inquietud moral: si el feto no es una persona, entonces no debemos preocuparnos demasiado por desacernos de él. Pero si el feto es una persona, entonces el aborto es un auténtico horror moral.

Mi serie de cómic Alphonse trata de ese horror – la noción que se cierne sobre muchas facetas del debate – y lo hace evidente. Se imagina un feto cuya personalidad es tan manifiesta que tiene las facultades de un adulto plenamente desarrollado. Un feto que se consume en la ira después de sufrir la traición en el nivel más fundamental, y que promete vengarse de aquellos que trataron de quitarle la vida. Alphonse es literalmente un monstruo – “Un feto o un bebé que es grotescamente anormal y por lo general no es viable” – que espero tenga algo del carácter profético de los monstruos que pueblan los cuentos cortos de Flannery O’Connor. (Piensa en el Inadaptado de “Un hombre bueno es difícil de encontrar” o el chico de “Los cojos entrarán primero”) Éste es mi intento de lo que O’Connor llama “un representación grande y sorprendente”, cuyo carácter grotesco altera la forma ordinaria del mundo.

E igual que el Inadaptado, no es el centro de la historia, no realmente. Todos recuerdan a Hannibal Lecter de El Silencio de los Corderos, pero por supuesto, la historia trata realmente del intento de una joven demente de silenciar los demonios que la han acechado desde la juventud. (“¿Han parado de gritar los corderos, Clarice?”) Así que, sip, Alphonse es el monstruo que aparece en la superficie, pero Alphonse es en mayor medida la historia de ocho vidas que se cruzan después de un intento de aborto. No se trata de una pieza polémica, ni de un tratado, ni de una pieza de propaganda. Es, espero, una buena historia de terror.

[…]

No creo que Aphonse vaya a cambiar la forma de pensar de nadie acerca del aborto, y está bien. No es la razón por la que lo escribí. Más bien, yo estaba tratando de hacer una obra de arte (aunque menor) que haría algunas de las cosas que hace el arte – reflejan una experiencia, estimulan la imaginación, y sólo tal vez, amplían la perspectiva.

Y un video promocional.

Anuncios
  1. Muy interesante: llevo tiempo siguiendo a esta gente, pero no me había parado a leer lo del comic.
    Hoy en este excelente comentario a un libro de pinta excelente (http://www.ambosmundos.es/sociedad/hadjadj-elogio-salvaje-del-sexo-profundo/) se recoge esto tan tremendo (y tan verdadero) sobre el aborto en el caso de violación: “ante la violada que quedó embarazada, exclama: ‘Su sexo es el lugar en el que la violencia misma se convierte en inocencia’.

    [Hay varias erratas: a-parte, trájico]

    Muy bueno lo de los giros a la izquierda.

  2. Perdona otra vez.
    Yo en realidad lo que iba a decir aquí, cuando se me cruzó lo de trájico (que todavía sigue ahí) era que habías puesto mal lo de ‘persona’: te copio de internet esto: πρόσωπον – prosopon, the front: as being towards view; the countenance, aspect, appearance, surface; by implication, presence, person.
    De veras que no soy habitualmente tan plasta, pero es una buena entrada y podría ser mejor todavía corrigiendo esos detalles.

    • No te preocupes, muchas gracias, la verdad es que ir siempre a la carrera y estar habituado al corrector de Word es la conjunción perfecta para el desastre ortográfico. Creo que tengo peor ortografía ahora que cuando estaba en el colegio… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: