Qbstt

Cristianos burgueses y los intocables

In Listado de entradas on enero 30, 2012 at 10:51

Pobres de nosotros. Nadie se acuerda de los pobres cristianos burgueses. Sip, lo nuestro es un drama, el drama es la alteración morfológica de nuestra propia anatomía. En concreto de nuestro trasero. Y es que tantas horas sentados en el sofá tenían que tener consecuencias, nuestro culo se ha adaptado a la forma del asiento. Y lo que cuesta despegarlo! Ay!

Se dice que el sermón de la montaña es el corazón del Evangelio, el objetivo de la vida cristiana. Y se dice que cumplirlo por voluntad propia es imposible pues no se trata de “hacer” ni de “cumplir”, no es cuestión sólo de voluntad sino de trasnformar el corazón, se trata de conversión. Se trata de dejar que el Señor poco a poco dé forma a nuestro corazón. Nosotros nos tenemos que dejar querer por el Señor lo que es mucho más difícil que eso de “cumplir”. La oración, la Palabra, la Eucaristía son el manantial que gota a gota va horadando la roca de nuestro corazón. Para que la vida de Cristo que nace dentro de nosotros vaya creciendo. Esta vida nueva coexiste con la vieja y muchas veces (¿la mayoría?) la vieja nos juega malas pasadas…

Un ejemplo de rehabilitación “traseril” que a mí me sirve de inspiración es el de un amigo. Escuchó una anécdota, de esas que pasan de parroquia en parroquia y nunca se sabe de dónde vienen, y resulta que a él le sucedió lo mismo. Acaba de tener otro hijo, es todavía chiquitín y empezó a llorar por la noche. Le tocó levantarse a consolarle. Con un niño llorón a las tres de la mañana empezó a acordarse de que a las seis se tenía que levantar a trabajar y empezó a echar pestes de eso de estar “abierto a la vida” y de su mujer y de sus otros hijos y de su vida en general. Con lo bien que habría estado durmiendo se tenía que desvelar para cuidar al niño… Cuando volvió a la cama se dio cuenta de lo idiota que era. No sé por qué pero en muchas de estas ocasiones en las que caes en la cuenta de golpe de tus pecados uno no sabe si se siente idiota, engañado, humillado, dolido… El caso es que para grabar en su corazón lo que había descubierto decidió levantarse de nuevo y pasarse el resto de la noche en vela pidiendo al Señor que cambiara su corazón.

Muchas veces conocer y diagnosticar los ídolos propios de uno es complicado. Por eso la Iglesia propone varias armas sobre todo en Cuaresma que es el tiempo especialmente destinado a ello: una es la oración, otra el ayuno y la abstinencia y otra la limosna.

Sin embargo también hay contraejemplos. A menudo yo mismo soy un contraejemplo para los demás… Catequistas, curas, obispos, cardenales… Oh, si uno de estos está a por uvas y cae, la tentación para el resto de los pobrecillos hijos de la Iglesia ya está cantada. Y entonces el pecado propio se relativiza comparandolo con el de los demás. Lío tras lío en la Iglesia va haciendo que la desafección aumente y la autoridad decaiga. Es decir, el quítate-tú-pá-ponerme-yo es una cagada lamentable. Además, los “intocables” se también se mueren, como cualquier hijo de vecino.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=8S_PMYVMmwE%5D

No creo que la autoridad frente al resto de hijos de la Iglesia venga dada por el puesto que uno ocupa. Noop, por lo menos yo no lo veo así. Viene porque su vida en Cristo le ha transfigurado (no por sus méritos que no existen, sino por mérito de Cristo), y así transfigurado brilla con la luz de Cristo y los demás perciben esa luz.

Y el resto de cosas, puestecillos y carguillos… el resto es como un pregón de Semana Santa en Valladolid, no vale pá ná.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: