Qbstt

Señor, menuda tropa somos… pero aquí estamos

In En la Iglesia, Listado de entradas on agosto 29, 2011 at 01:00

Al comienzo de la Eucaristía la iglesia estaba extrañamente llena y la media de edad difícilmente superaba los 25 o 30 años. Allí estábamos todos juntos salvo los más mayores que desconozco dónde estaban. Me alegré de ver a gente que hacía un tiempo no venía, con sólo uno de estos ya sé que la JMJ no ha sido en vano.

Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; me forzaste y me pudiste. Yo era el hazmerreir todo el día, todos se burlaban de mí. Siempre que hablo tengo que gritar: «Violencia», proclamando: «Destrucción.» La palabra del Señor se volvió para mí oprobio y desprecio todo el día. Me dije: «No me acordaré de él, no hablaré más en su nombre»; pero ella era en mis entrañas fuego ardiente, encerrado en los huesos; intentaba contenerlo, y no podía. (Jer 20,7-9)

Venga vámos!! Que si el Señor me lo pone más “a güevo” es que tiene que aparecer en forma humana y gritármelo agarrándome de las solapas. Y veo que una sufre por varios abortos y no lo entiende. Sabemos que la vida tiene un sentido pero muchas veces no sabemos cuál y vamos a rastras. ¿Qué sentido tiene esto o aquello Señor? ¿Realmente vale para algo? Y nuestro parecer es crítico sólo con el Señor, pero no suele ser crítico con él mismo. Es que a veces es tan difícil comprender… Lo que sí sé es que todos sufrimos, cristianos o no, pero ante el sufrimiento es infinitamente mejor estar con el Señor. Lo he contrastado y es así. Y veo que otro tras un año fuera ha vuelto con motivo de la JMJ porque fuera de la Iglesia no es que lo pasase mal con los estudios o con los amigos, pero le sabía a poco. Le faltaba algo y aquí está de vuelta tras la llamada del papa. O se sufre porque con 25 años no se logra encontrar la vocación, y uno (quizás un poco impertinente) sugiere meterse a religiosa. ¡Ojalá tuviese vocación religiosa! ¡Lo contenta que iría al convento! Pero es que no veo que el Señor me llame por ahí… y no sé…

Y otro con 17 años y otro con 21 están preocupados por la parroquia, ¿está muerta nuestra parroquia? Y eso me hace renegar. Salgo fuera y me siento sólo porque no tengo amigos cristianos. ¿Y qué puedo hacer yo? Sólo sé que me hace renegar.

Yo me pregunto ¿qué somos? Yo lo que veo es una pandilla de pecadores y debiluchos, que vamos a rastras. Yo el primero. Y a veces como el joven rico, otras soy un fariseo, otras no entiendo nada. Otras como Pedro con la espada de la mano haciendo el bruto. Otras no sé qué pinto yo ahí en la Iglesia pudiendo estar tan cómodamente en el sofá de mi casa. Pero, ¿es que todo esto vale para algo? ¿merece la pena aunque sólo sea la preocupación? Es que hay algo, hay algo que te hace no abandonar, hay algo que te impulsa a seguir yendo al Señor a pesar de todo. Otras veces me da miedo otras no entiendo nada, otras pierdo la esperanza… Pero en los momentos de más debilidad siempre ha venido el Señor a decirme algo a mí y sólo para mí… me conoce.

Hay muchas cosas que nos hacen un desastre… Unos somos más racionalistas, otros más sentimentales, otros individualistas o relativistas. O muy voluntaristas. O comodones. O triunfalistas. O perdemos la esperanza. O otras muchas cosas en las que caigo sin ni siquiera saberlo o sin saber su nombre. ¡Pero qué poca fe tengo, Señor!!! Y qué pecador soy…

Para eso el Señor nos envió un párroco que poquito a poquito nos sostiene, nos ayuda a purificar lo que haya que purificar, nos ayuda a reconciliarnos con el Señor mediante el perdón. Con semejante tropa menudo trabajo tiene!!! Pero esa tropa de desastres, quizás seamos una ful de estambul pero lo que yo veo es que o se vive el Evangelio con radicalidad, cada uno en su vocación, o pocos tienen interés en andar haciendo el tonto. Si Dios no construye la casa en vano se cansan los constructores. Porque entiendo que los tiempos y las personas cambian, pero digo yo que si el Evangelio es verdad, es verdad siempre. Y no puede ser que antes fuese verdad y después no. Porque Dios es siempre el mismo y el hombre pues en el fondo también. Y viendo los frutos  no veo que el Señor se ande con Evangelios a medias ni quitando páginas a la Biblia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: