Qbstt

Colegio católico y la fe

In En la Iglesia, Listado de entradas on agosto 29, 2011 at 22:58

Al hilo de lo que decía TEB de la clase de religión.

Yo fui a un colegio católico (desde los 6 hasta los 18 años) del que, la verdad, guardo muy buenos recuerdos y respecto a lo estrictamente académico estoy bastante contento dentro de lo que hay.

Sin embargo con gran dolor de mi corazón tengo que reconocer que lo que es a la fe, precisamente a la fe no me movió. No se si soy excesivamente cruel o injusto si digo que más bien lo contrario. Realmente es difícil de asegurarlo con rotundidad, pero es algo que creo.

Aún conservo bastantes amigos del colegio y ¿qué decir? de todos ellos, ¿cuántos están en la Iglesia? Pues otra chica que está en el Camino y yo, y mirá tú dónde he acabado… también en el Camino. Y mi familia… bien gracias, la quiero muchísimo.

Recuerdo profesores más bien contestatarios a lo que decía la Iglesia, algunos ateos (no los de religión, pero me da igual, era un colegio católico, ¿no?) Aún recuerdo una profesora de biología que abroncó a un amigo porque se le ocurrió decir que las chicas tenían una sensibilidad especial. Uno no sabe lo que es una feminista desatada hasta que no ve a esta mujer.

No entiendo por qué en religión se estudia a Nietzsche o a Freud, cuando descubrí a Chesterton me pregunté por qué no habían aprovechado esas horas de clase para leer cosas de él. O cuando me dieron las catequesis del Camino, ¿por qué no me dieron esas catequesis en lugar de las clases de religión? ¿No habría sido más provechoso buscar primero un “encuentro personal con Cristo” antes que un conocimiento teórico? O al menos las dos cosas a la vez.

Pero vamos a ver ¿qué clase de fe es la que cree que es más importante el conocimiento académico que la fe? Que me lo expliquen… ¿qué me puede salvar, sacar matrícula de honor en matemáticas o tener fe y buenas obras?

Pero si es que hasta mi profesor de religión se salió de cura y se echó novia!!!

Pero especialmente recuerdo la primera y única convivencia del colegio a la que asistí. Cuando llegó la siguiente convivencia le dije a mi madre que prefería ir a clase antes que ir a la convivencia. ¿Por qué hijo? Porque me parece una jilipollez, madre, para hablar de la amistad mejor quedo con mis amigos. Ahora más que nunca me alegro de no haber ido a más convivencias.

Vamos que lo que es experimentar a la Iglesia como madre no lo experimenté sino más bien un recelo irracional a ella. Ah y por cierto una especie de rencor irracional al Opus que todavía sigo sin entender… Y no veas lo profundo que puede uno tener esos recelos en el alma y la desconfianza que generan aún sin pretenderlo.

¿Qué me quedó? Pues una cosa muy curiosa: el amor y el cariño a la Virgen María!!! Yo iba al coro todos los viernes que llevaba un cura mayor que tocaba el órgano y que no me caía muy bien y cantábamos canciones de las que todavía me acuerdo perfectamente: Estrella de los mares, Oh Virgen más pura que el nardo y la rosa, La Salve…

Lo mejor de todo es que ensayábamos en el coro de la capilla y estaba a la altura del retablo donde había una imagen de la Virgen.

Lo que me resulta increíble porque era totalmente irracional era que aún cuando empecé la carrera y me dieron caña respecto a la fe a base de bien, aún cuando abandoné a la Iglesia. O peor aún cuando empecé a trabajar de becario y me hablaban y me reía al hilo del pastafarismo. Cuando tenía problemas me seguía acordando de esas canciones. No tanto de Dios o de Cristo. Cuando veía que mi vida no tenía sentido me acordaba de Ella. Sobre todo cuando me sentía sólo. Y otras cosas peores que me guardo por caridad conmigo mismo. Yo pensaba que era irracional y que era un subterfugio de mi subconsciente para consolarme. Pero mira, estoy convencido de que de alguna forma Ella también me echaba un cable aunque yo estuviese más despistao que un pulpo en un garaje.

Que diferente es la imagen que uno da, la careta que se pone y lo que uno tiene por dentro, tanto siendo cristiano como ateo… Y por eso también me enfada que algunos de esos “católicos de toda la vida” critiquen al Camino. Claro, cuando tu familia está en la Iglesia tienes un apoyo, no te jode! En mi caso tengo a mi mujer y mi comu, el resto no va a favor sino en contra. Y la comu a mí me ayuda a sostenerme en la fe.

A veces aparece una gran señal en el cielo, un enorme dragón rojo que intimida a todo el que lo logra ver. Sin embargo el dragón no aparece sólo, también aparece otra señal grandiosa: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas… es mi Madre y me cuida y me cubre con su manto… ¡qué preciosa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: