Qbstt

800 años de esperanza

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 17, 2011 at 22:32

Hoy hemos estado de fiesta!! Si, hemos celebrado la patrona de nuestra parroquia, Sta. María Magdalena. Primero hemos llevado las andas con la santa por las calles de todo el barrio. Detrás de la santa iba el cura y el diácono y luego los cantores con sus guitarras y uno con un megáfono cantando. Mientras llevábamos las andas iba viendo cómo la gente de la calle se paraba a mirar, algunos se asomaban a la puerta de bares y comercios a mirar, otros, en sus casas, se asomaban a la ventana. Y me imaginaba que la santa, dos mil años después les volvía a gritar a todos ellos por las calles, y a mí también que el Maestro había resucitado, que el sepulcro estaba vacío y ella le había visto!!! Sí, es la apóstol de los apóstoles… la primera que le vió. Y eso lo sigue gritando desde hace unos 800 años en ese barrio. Sí, la parroquia sigue allí, y sigue viva. ¡Cristo, nuestra Esperanza, no ha muerto, está vivo!

Luego hemos tenido la misa, primera lectura:

.

Encontré al amor de mi alma

En mi lecho, durante la noche, busqué al amado de mi alma. ¡Lo busqué y no lo encontré! Me levantaré y recorreré la ciudad; por las calles y las plazas, buscaré al amado de mi alma. ¡Lo busqué y no lo encontré! Me encontraron los centinelas que hacen la ronda por la ciudad: “¿Han visto al amado de mi alma?”. Apenas los había pasado, encontré al amado de mi alma. (Cantar de los Cantares 3, 1-4a)

Y luego el salmo: ¡Señor, mi alma tiene sed de ti!

.

Me encanta esta lectura y el canto “Ven del Líbano” que es esta misma lectura también. Y pienso en la lectura y es verdad, lo busqué… Y no lo encontré!!! ¿será posible? es cierto, yo no lo encontré. Cuando menos lo esperé me topé con Él. Yo más bien diría que como yo no le encontraba, Él me vino a buscar a mí… No sé por qué, quizás no lo busqué dónde estaba, quizás porque realmente no sabía muy bien qué buscar o qué esperar, quizás porque no sabía que era Él lo que necesitaba. O quizás porque para “ver” algo necesitaba un poquito de humildad, necesitaba saber que era Él, no era yo quien lleva mi historia… o quizás hay de todo un poco.

Y si yo hubiese leído esa lectura antes me hubiese parecido una moñería, una pastelada, una cosa un tanto sentimentaloide, algo despreciable para gente poco racional, poco inteligente… Es decir, no hubiese entendido nada, y me lo hubiese perdido, por idiota.

Realmente da igual, le encontré. ¡Señor, mi alma tiene sed de ti! ¡qué bien has hecho mi historia, Señor! Realmente eres el Amado…

Y después de la eucaristía, una paella gigante en la plaza, que bueno.

Anuncios
  1. Si, es El quien nos encuentra, he recordado que hace cuatro años se celebro la Eucaristia por los veinte años que el Señor me encontro, y asi le dije al Sacerdote que dijera, y como que no me entendia, y si, asi lo dijo. ! Bendito sea !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: