Qbstt

Humildad y verdad

In En la Iglesia, Listado de entradas, Literatura on julio 13, 2011 at 09:17

Leo aquí cosas muy interesantes:

El Beato Juan Pablo II, hablando de la situación actual en Europa, se refería a un vacío que produce lo que él llamaba “cultura de la muerte”. Esta se manifiesta en los temas que afectan a la vida y convivencia humanas. Esta manifestación partía para el Papa de las “ideologías del mal”. Preguntándose acerca del origen de las mismas escribe: “La respuesta, en realidad es sencilla: simplemente porque se rechazó a Dios como Creador y, por ende, como fundamento para determinar lo que es bueno y los que es malo. Se rehusó la noción de lo que, de la manera más profunda, nos constituye en seres humanos, es decir, el concepto de naturaleza humana como “dato real”, poniendo en su lugar un “producto del pensamiento”, libremente formado y que cambia libremente según las circunstancias ” (Memoria e identidad (Madrid 2005 ) 25)

En la Exhortación ApostólicaEcclesia en Europa afirma: “La cultura europea da la impresión de ser una apostasía silenciosa por parte del hombre autosuficiente que vive como si Dios no existiera”.

En la Exhortación ApostólicaEcclesia in Europa el Papa analiza la situación viendo las luces y sombras en que se halla el mundo occidental: “El siglo XX ha sido, en cierto sentido, el “teatro” en el que han entrado en escena determinados procesos históricos e ideológicos que han llevado hacia la gran “erupción” del mal, pero también ha sido espectador de su declive… El mal es siempre la ausencia de un bien que un determinado ser debería tener, es una carencia. Pero nunca es ausencia absoluta del bien. Cómo nazca y se desarrolle el mal en el terreno sano del bien, es un misterio. También es una incógnita esa parte de bien que el mal no ha conseguido destruir y que se difunde a pesar del mal, creciendo incluso en el mismo suelo

Son necesarios pues testigos de la esperanza que animen esas raíces cristianas que hacen fecunda a la sociedad.

Me llama mucho la atención la enorme diferencia entre ver al ser humano como ser que ha sido creado por Dios y obviar esto último viviendo como si Dios no existiera. Es enfrentar dos cosmovisiones totalmente diferentes. Lo curioso es que parece obvio que el hombre no se ha dado el ser a sí mismo, lo cual da mucho qué pensar.

A mí me parece que ver al ser humano como es, es decir, como “criatura”, como ser creado por Dios supone una cierta humildad. Y al final la humildad parece que es ver la realidad como es, no como la suponemos o como queremos que sea (y es tan sencillo y tan tentador “autoengañarse”…) Apostaría que, como mínimo, la humildad y reconocer la verdad, la realidad tienen muchísimo que ver o incluso ¿son lo mismo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: