Qbstt

Despacio, que me da miedo

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 3, 2011 at 00:38

Hoy en la Eucaristía llegó la primera palabra y no me enteré, estaba pensando en mis cosas. Seguía la Eucaristía, llegó la segunda palabra y no me enteré, seguía pensando en mis cosas. Seguía la Eucaristía, llegó el Evangelio y ¡por fin! logré caer en la cuenta de que estaba en una Eucaristía, joé, que se supone que no voy por cumplir ni voy por que sí… Si salgo de la Eucaristía igual que he entrado mal vamos. Si ni siquiera escucho mal vamos. Señor, ten paciencia conmigo que ya me conoces…

Justo esta semana me ha dado por pensar que mi pretensión es continuamente tener el control absoluto de mi vida e intentar cumplir con ese “programa”. Yo pienso en cómo tiene que ser mi trabajo, mi familia, mi casa, mis vacaciones, en definitiva, todo. Y luego me “escuerno” en conseguir todo eso. Y si no lo consigo pues me quejo o me preocupo o le echo la culpa a otro. Es decir, no me apoyo en el Señor, no conduzco por donde Él me guía sino que yo me hago mi croquis mental y voy más o menos por donde yo creo. Es que muchas veces pienso que si me fío de Dios no sé dónde me va a llevar y eso me parece muy chungo, me da miedo… Qué poca fe, ¿verdad? Y a veces me fío, otras tardo más o menos en fiarme y otras nanai.

En la homilía el cura ha hablado del yugo porque el Evangelio hablaba de eso. Y siempre tiendo a pensar en el yugo como algo negativo, es una carga que tengo que llevar. Pero no ha hablado de eso, lo que le he entendido es que el yugo es cosa de dos, que no camino yo sólo, Él está conmigo a cada paso. Pero sobre todo lo que me ha llenado de alegría es que ha dicho algo así como que en el yugo los dos van a la misma velocidad. ¿Será verdad? Si yo tropiezo y me caigo, ¿Él se para y me ayuda a levantar? Si me paro por mis inseguridades ¿se para Él conmigo y me comprende y me anima a seguir?

¡Qué lucha! ¡qué inseguro! ¡qué poca fe!

Anuncios
  1. Quebellassontustiendas, esto es una lucha hasta el final, así que ¡ánimo, que Él es más fuerte que nuestra debilidad!

    A mí me llamó la atención anoche de la homilía que los dos bueyes tengan que ser iguales, entonces, si Dios y yo somos iguales… uf, demasiado o gran descubrimiento el mío.

    La paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: