Qbstt

Archive for 28 julio 2011|Monthly archive page

Mucho más de lo que leo, Flannery

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on julio 28, 2011 at 17:00

Hace como algo más de un mes una persona me puso un comentario en el blog. Me recomendaba los cuentos de Flannery O’Connor, más en FOC. Estuve indagando sobre quién era Flannery, una escritora americana, del sur de los USA y católica lo cual me pareció ciertamente insólito. Leí sobre su obra que pertenecía el género que denominaban “gótico sureño”. Pues bueno, luego leí referencias que la relacionaban con Poe. Buff, no sé por qué pero los cuentos de Poe algunos me entusiasman y otros me aburren soberanamente. Sin embargo su forma de escribir en pequeñas dosis me hace gracia, aunque en gran cantidad me parece un tostón.

Vamos, que puse en mi lista de lectura a Flannery por si acaso pero de entrada ni fú ni fá. He comprado el libro de cuentos completos de FO’C y he empezado por: “Un hombre bueno es difícil de encontrar”

Mi conclusión es que me ha gustado pero me desconcierta, es duro y seco. Supongo que una persona que tenga más conocimiento del sur estadounidense puede entender algo más acerca de los personajes y el lenguaje que utilizan, a ver si leyendo más lo voy pillando.

No sé por qué pero me ha dado la sensación de que en sus cuentos hay mucho más de lo que leo. De que no estoy pillando el fondo del asunto. No tiene pinta que la crudeza de los hechos que se narran sean porque sí.

Es como si de un hachazo te intentase decir que esto de la fe y de cómo es el alma humana y su redención no es puro sentimentalismo. Es exagerar ciertas facetas, ciertas caras del alma humana para decir que no hay hombres buenos ni hombres malos, no hay hombres hipócritas ni hombres sinceros. Todos tenemos dentro todos esos “hombres” encarnados en cada personaje. Es como si te dijesen que EN LA BÚSQUEDA NO SIEMPRE ENCONTRARÁS SOLUCIONES, TAN SÓLO RESPUESTAS y no en los tiempos que marca tu voluntad. Para el voluntarismo, para el utilitarismo, para el materialismo hostiles no es concebible una respuesta que no sea solución. Y cuando una pregunta surge de esta guisa la pregunta misma es considerada absurda y todo se “explica” con el AZAR. Y cuando nos preguntamos por qué me ha tocado a mí esto, si es para bien muchas veces nos adjudicamos la autoría a nosotros mismos. Y si es para mal pensamos en la “mala suerte” o directamente no pensamos. Al final el azar es una forma muy sutil y que suena lo suficientemente “científica” u “objetiva” de no decir absolutamente nada. Es un decir: ni lo sé ni me quiero preguntar por ello, no tiene sentido… Es el drama de la razón “agresiva” y obsesivamente escéptica. Parecería que Flannery presenta estas situaciones para romper de golpe con esta forma alienada de ver la vida.

He leído por ahí que en los cuentos de Flannery “las imágenes y acciones que [la autora] crea pueden resultar deformes y exageradas para la mentalidad católica. El gran error que el lector católico irreflexivo suele cometer es suponer que el escritor católico escribe para él” Ya, claro… pero en el mundo de hoy en día probablemente cada vez haya más católicos reflexivos que durante algún periodo más o menos largo de su vida hayan dudado de su fe y entiendan bien el “salto” desde esa alienación en el mundo a la alegría que supone descubrirse como ser que ha sido creado. Y por eso el lector católico disfruta de Chesterton y de su inmensa alegría y su gran sentido del humor y, dando un salto, también de San Juan de la Cruz y de su alma con ansias en amores inflamada.

¡Qué bueno es el Señor!

Las CiberCruzadas

In En la Iglesia, Listado de entradas, Razones para la fe on julio 27, 2011 at 09:51

Genial, sencillamente genial. Hay que reconocerlo.

Espíritu de cruzado

Oh, cómo el católico de cibercafé adquiere un espíritu de cruzado cuando en el ciberespacio (lease foros o red social) se amenaza a la Madre Iglesia… pero pídele que vaya a misa una vez a la semana y verás cómo el espíritu cruzado se encoge y se echa a dormir.

Lo siento, lo siento, me ha hecho demasiada gracia como para resistir al malvado copypaste…

Continuando con la maldad me ha recordado a eso de “es que hay que estar con los pobres”. Suerte de cristianismo de salón. Elegante y fino…

Ya se sabe:

“Los españoles, he pensado muchas veces al notar el porcentaje que asiste al culto, son más capaces de morir defendiendo la puerta de una iglesia que de entrar en ella.” (El español y los siete pecados capitales)

¿qué pinto yo aquí?

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 26, 2011 at 10:13

Estos días han sido un poco raros. No sabría definir eso de raro, quizá raro sea como me siento yo. El sábado oí la petición de Salomón al Señor: sabiduría, discernimiento. Señor, yo quiero amar tu voluntad… Y en la homilía el cura repitió el estribillo del canto de entrada:

El Señor es mi heredad y mi copa
Mi vida está en sus manos,
Me ha tocado en suerte un lote hermoso,
Me encanta mi heredad.
Bendigo al Señor que me aconseja
Hasta de noche instruye mi corazón,
Tengo siempre delante de mí al Señor,
Está a mi derecha, no vacilaré.

En ese momento mi hija hizo un ruidillo extraño muy bajito, algo así como: aaaahhhyyy grhgrjk. Me volví para mirarla y ví que mi mujer la tenía sujeta sentada sobre su regazo. Tenía los ojos abiertos como platos, parecía que no se quería perder nada y ya no volvió a “decir” nada más. Y era un tanto gracioso, pues tanto la madre como la hija estaban mirando fijamente al cura, escuchando. Pues si… me ha tocado un lote hermoso… me encanta mi heredad…

Como al día siguiente era la fiesta de Santiago Apóstol el cura nos recordó que también nosotros teníamos que ser apóstoles en nuestro tiempo. Me llamó la atención, aunque realmente no sé por qué. Pero se me quedó ahí grabado.

Después de misa siempre nos encontramos a la salida a algunos amigos que nos esperan allí para vernos un rato. Solemos estar un rato hablando con la gente de las comunidades o con estos amigos. Y yo seguía con lo del apóstol en la cabeza. Y me pareció todo muy raro. Recordé que una vez había invitado a una eucaristía a uno de mis amigos y me dió una contestación bastante brusca. Así que cambié de conversación y no le volví a invitar. Me sentí un poco extraño con ellos. Cuando hablamos de nuestras cosas veo que tienen los mismos problemas y preocupaciones que yo y a mí a veces me entrarían ganas de decirles ¿pero no lo ves? ¡la respuesta está ahí mismo! ¿por qué nos preocuparemos tanto de las cosas fugaces y no las que dan plenitud y sentido a la vida? Pero no lo digo, porque alguna vez lo he dicho, otras se me ha escapado y ni caso… ¿por qué lo que yo veo como un tesoro otro lo desprecia? No lo acabo de entender del todo.

Al día siguiente tenía una reunión familiar y más de esa sensación de extrañeza pero un tanto amplificada. Me siento en cierta forma un bicho raro. Como una pequeña isla en medio del mar. Menos mal que el Señor hace bien las cosas y tengo una mujer cristiana con una paciencia infinita, esa historia sí que me parece un milagro. Y de nuevo me vuelvo a preguntar ¿por qué lo que yo veo como un tesoro otro lo desprecia?

La sensación es que si no fuera por la comu vivir la fe en mi caso sería imposible… ¿seré yo capaz de transmitir la fe a mi hija a medida que vaya creciendo en un ambiente tan refractario a la fe? Confío en que el Señor también nos dé ese discernimiento para ir tomando decisiones adecuadas.

Y al final este día me dejó una duda ¿qué pinto yo aquí? ¿El Señor me ha puesto en esta situación entre mis amigos, familiares, compañeros del trabajo por algo? Porque a mí más bien me parece, en cuanto a la fe se refiere, un desierto… Claro que también me ha puesto un peazo de oasis… ¿cómo puedo dar yo testimonio de que Cristo ha resucitado en mi situación? ¿cómo puedo servir al Señor? La verdad es que no lo tengo nada claro, la sensación que tengo es que diga lo que diga y haga lo que haga dará un poco igual o pensarán que estoy un poco chalado (¿o quizás es cobardía por mi parte?)… Lo único que se me ocurre es vivir la fe en mi pequeña familia y que sea a través de ella como el Señor dé testimonio de Su Amor. ¿Esperar en el Señor también es servir al Señor o se me ha ido la pinza?

Balaam, ¿quo vadis?

In Listado de entradas, Persecución on julio 21, 2011 at 14:57

Los moabitas somos así, hay dos cosas que nos vuelven locos locos, una es el “progreso” y la otra “ser amigos de nuestros amigos”, así, porque yo lo valgo. Elegimos de vez en cuando a nuestro legítimo representante, el Magnífico Rey de Moab. Nuestro ¡oh, glorioso Rey de Moab! se llama Balac Rodríguez, hijo de Sipor Rodríguez, supongo. Y está tomando serias medidas contra esos israelitas, malvados perroflautas, que llevan acampados (unos dos mil años) en estas estepas: Oh, Israel…

La historia entera se puede leer aquí (Num 22,23, 24), pero os hago un resumen:

Así pues, nuestro ¡oh, glorioso Rey de Moab, Balac Rodríguez! se enteró de que iban a celebrar una Jornada Mundial de la Juventud en estas nuestras heroicas estepas. Y claro, Balac dijo entonces a los ancianos de Madián: «¡Esa muchedumbre va a devorar toda la región, como el buey se come la hierba del campo!» (Num 22, 4)

Y mandó buscar a Balaam, hijo de Ber, a Petor junto al río, en el territorio de los amonitas. Lo invitó a venir diciéndole: «Un pueblo que salió de Egipto acaba de extenderse por toda la región y se estableció frente a mí. Ven pues, por favor, y maldice a ese pueblo porque es más poderoso que yo. A lo mejor así puedo vencerlo y expulsarlo del país, porque sé que lo que tú bendices queda bendito y lo que maldices, maldito está.» (Num 22,5-6)

Los ancianos de Moab partieron pues junto con los de Madián, con las manos llenas de regalos para el adivino. Bueno, esto es muy poético, lo que en realidad pasó fue que Balac Rodríguez pidió a los ancianos de Moab y Madián que entregansen una generosa subvención a Balaam que había constituido una asociación llamada Europa Laica para “defender” la libertad religiosa. Sin embargo, Balaam el adivino, odia la libertad religiosa y escribió en la web de su asociación, Europa Laica, que “La libertad religiosa es una amenaza para las libertades y derechos individuales”. Puede parecer un contrasentido dar una subvención para la defensa de la libertad religiosa a una asociación de individuos que odian la libertad religiosa. Pero eeeeeeehhhhhh!!!!, los moabitas molamos.

Tras muchos dimes y diretes Balaam accedió a ir con Balac a maldecir a Israel, ensilló su burra y se fue con los jefes de Moab. (Num 22, 21) Por el camino Balaam va rezungando contra los israelistas: ¡Ah, israelitas asquerosos! cuando llegue al monte desde donde os maldeciré me disfrazaré de trol o de orco para burlarme de vosotros, jajaja (risas malvadas) Qué más decir de Balaam el adivino, incluso de camino a maldecir ha pedido al Fiscal General de Moab que esté atento a lo que diga el Papa en la JMJ… 

¿Y cómo acaba la historia?

Balaam el adivino subió al monte para maldecir a Israel junto con Balac Rodríguez. Cuando Balaam levantó la vista no pudo maldecir, sino que los bendijo, vio a Israel agrupado por tribus; entonces el espíritu de Dios se apoderó de él. Y proclamó así su poema: «Palabra de Balaam, hijo de Beor, palabra del hombre que traspasa el misterio, oráculo del que escucha las palabras de Dios, que ve lo que el Dios de la Estepa le da a ver, que se postra, y Dios le abre los ojos. ¡Qué hermosas son tus tiendas, oh Jacob, tus moradas, oh Israel! Se estiran como valles, como jardines a orillas de un río, como áloes que ha plantado Yavé, como cedros a orillas de un curso de agua. ¡Se rebalsa el agua de sus dos baldes, su simiente está bien regada, su rey es más poderoso que Agag, y su reino crece todavía! (Num 22, 2-7)

Pero eso supongo que de momento tendrá que esperar…

Me han dicho que cuando Balaam se jubiló de la tontería esta de maldecir israelitas, La burra de Balaam montó una banda de rock cristiano. (Señor!!, pero todavía me falta algo por ver??)

He aquí su logo y el link:

.

Corazón cansado

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 19, 2011 at 22:44

Una de las cosas que me empezó a parecer más… ¿abrumador? de estar en la Iglesia en su día y me sigue pareciendo, aunque quizá suavizado por el tiempo es que, gracias a Dios, empiezas a oír la Palabra y poco a poco te vas dando cuenta de que no eres el ser tan maravilloso y tan estupendo como tu imaginabas. A veces corres el peligro de exagerar y quizás eso te haga “rechazar” en cierta medida la Palabra, o relativizarla. Otras veces tiendes al lado contrario minimizando o justificando el pecado (ya se sabe, mal de muchos…). Pero esto también es engañarse, no se justifica.

Creo que es muy sensato decir que la Verdad no es democrática: un mal de muchos no se convierte en un derecho… se empeñe quien se empeñe

A veces parece que la Palabra muestra ante ti tu propia mierda. Como me dijeron a mí: la mierda también puede servir para abonar.

Y en ese punto un tanto abrumador de verte como eres (en el medio está la virtud…) parece que cobra más sentido la expresión: tener el “corazón cansado”. Te das cuenta de la fragilidad, de la debilidad tuya y de tus obras. Porque ciertamente estamos “en el fango” y no podemos  acercarnos hasta Dios. Y esto significa la MISERICORDIA:  que es el Señor el que se acerca a nosotros.

Pero el camino merece la pena, ¡vaya si la merece!!! Porque, como ya he dicho el Señor no te deja ahí tirado, Su Misericordia te pone en medio canciones como ésta. Es una lástima que no haya un link bueno para poder oírla… Pero el estribillo…

Porque se abrirá un camino, una senda para los pobres. Y por ella retornarán los rescatados del Señor. Todos los pobres, ciegos y cojos, los alejados del Señor, ¡los pecadores! Y CANTARÁN ¡FELICIDAD!

Ese camino es el perdón de los pecados… que el Señor me ayude a ser humilde… Y aquí, por fin, está el canto:

.

Corazón cansado

Decid a los de corazón cansado,

decídselo, decídselo a los pobres:

“¡Ánimo no temáis!

Que vuestro Dios viene a salvaros.”

.

Ya se abren los ojos de los ciegos,

se abren los oídos de los sordos.

El cojo salta como un ciervo,

grita de júbilo la lengua del mudo.

.

PORQUE SE ABRIRÁ UN CAMINO,

UN CAMINO DE SALVACIÓN;

UNA SENDA, UNA VÍA PARA LOS POBRES.

Y POR ELLA RETORNARÁN

LOS RESCATADOS DEL SEÑOR,

TODOS LOS POBRES, CIEGOS Y COJOS,

LOS ALEJADOS DEL SEÑOR.

¡Los pecadores!

Y CANTARÁN FELICIDAD.

ALELUYA, ALELUYA

ALELUYA, ALELUYA.

¿quién no pide pan a Dios? Pídele hospitalidad

In Cultura de la Vida, En la Iglesia, Listado de entradas on julio 19, 2011 at 15:26

Pues eso, ¿quién no pide pan a Dios? Siempre le pido a Dios para mi familia salud,  dinero o que nos mantenga unidos. Digo dinero y no trabajo porque un hermano de comu algo graciosete me dice que trabajo hay mucho, pero trabajo remunerado poco, jeje. Al final lo que queremos son recursos económicos más que trabajo en sí…

Pero ha tenido que ser un chaval de catorce años el que me haya enseñado la mejor de las peticiones para mi familia: que seamos una familia humilde y que nunca falte la hospitalidad. Hospitalidad no sólo con amigos y familiares sino por ejemplo acogiendo a los peregrinos que vienen a la Jornada Mundial de la Juventud. Pero no sólo eso, sino acogiendo con hospitalidad una nueva vida en la familia. Porque probablemente uno de los grados más altos de hospitalidad es estar abiertos a recibir un nuevo hijo o hermano en la familia. Porque cuando decimos eso de: bendito el que viene en nombre del Señor… ¿no es algo obvio en el caso de una nueva vida que esté todavía en gestación?

El Señor tiene unos mensajeros muy curiosos. Y muchas veces no pasan de 14 o 15 años… 🙂

800 años de esperanza

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 17, 2011 at 22:32

Hoy hemos estado de fiesta!! Si, hemos celebrado la patrona de nuestra parroquia, Sta. María Magdalena. Primero hemos llevado las andas con la santa por las calles de todo el barrio. Detrás de la santa iba el cura y el diácono y luego los cantores con sus guitarras y uno con un megáfono cantando. Mientras llevábamos las andas iba viendo cómo la gente de la calle se paraba a mirar, algunos se asomaban a la puerta de bares y comercios a mirar, otros, en sus Lee el resto de esta entrada »

No se aparte de tu corazón

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 16, 2011 at 22:44


Gracias, me hacía falta…

.

.

Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas con los escollos de la tentación, mira a la estrella, llama a María. Lee el resto de esta entrada »

Qué grande eres en medio de nosotros!!!

In En la Iglesia, Listado de entradas on julio 16, 2011 at 00:23

A veces leo cosas que me resultan entretenidas, otras veces divertidas, otras tristes. Pero hay algunas veces que remueven mi interior, que me dan pie a plantearme cosas. A darme cuenta que mis seguridades son falsas. Sí, estoy hablando de esta entrada de TEB y sus comentarios correspondientes. A mí me han dado pie a reflexionar un poco. No sobre EL matrimonio, que me parecería un poco pretencioso, Lee el resto de esta entrada »

Desahuciados

In Cultura de la Vida, Listado de entradas on julio 15, 2011 at 08:36

Leo aquí y me quito el sombrero. Ciertamente hay cosas por encima del dinero…

.

.

Por escrito –en la sección VIP de La Gaceta del pasado domingo- me mojé, sin importarme los argumentos técnico hipotecarios y financieros –que conozco- ni el riesgo a parecer ingenuo, contra ciertos desahucios y embargos de primeras viviendas, sobre todo en esos casos sangrantes en los que una familia sin ingresos ni recursos, tal vez todos en el desempleo, sufren una objetiva imposibilidad de pago. Lo hice, como allí escribí, porque hay cuestiones de principio si una sociedad quiere salvaguardar una dosis de justicia y humanidad, que nos permita mirarnos al espejo sin enrojecer de vergüenza ante nuestra enorme capacidad de insolidaridad y egoísmo, excusados en la suprema necesidad de salvar el mercado hipotecario, dogma fruto de convención y conveniencias del sistema, es decir, perfectamente modificable en aras de valores humanos superiores. Soluciones, también técnicas, las hay para ello… si se quiere. Avalado en esta postura, quedo estupefacto ante un hecho en apariencia menor y hasta alejado, pero que entiendo muy significativo. Vean.

La semana pasada acampó en Sol un grupo provida y se dedicó, con las formas respetuosas y poco estridentes que les caracterizan, a impartir información en favor de la vida de los concebidos, de ayudas a las madres embarazadas en situación de riesgo por tantas y tan variadas circunstancias desfavorables y, a veces, coactivas, y en contra de la solución del aborto. Reunieron unas miles de firmas. Estando en ello, un grupo de abortistas, reducido en tamaño pero duchas en el manejo del grito y la coacción, les rodeó y sin piedad ni respeto les increpó la defensa de la vida como si acampar en Sol fuera su monopolio. Lo que a mi me fascinó es que algunas de las feministas abortistas, simultáneamente, habían formado parte de los grupos que organizaron piquetes para impedir desahucios y lanzamientos por impago. Estuve a punto de llamar a mi psiquiatra para preguntarme si, al comparar ambas acciones, mi entendimiento mostraba alguna anomalía patológica. Me explico.

O sea que cuando un inquilino o un hipotecado no pueden pagar hay que defenderle contra el propietario o la entidad financiera. Hay que evitar a toda costa que se le lance a la calle, desencajado el rostro de ira y desesperación, agarrado a cuatro enseres, dos sillas de formica y un viejo colchón. Y hay que decirle al propietario o al banquero que hasta ahí podríamos llegar, que no piensen en sus egoísmos, que asuman su cuota de solidaridad y de responsabilidad con la parte débil y necesitada de protección. Hasta aquí podríamos aplaudir. Pero que los mismos grupos sean partidarios feroces –no quito sino que subrayo la palabra- del “otro” desahucio y lanzamiento, que lo es el del niño concebido, el ser más inocente y frágil de todo el mundo, cuya vida está por entero en manos de su madre, porque en ese caso a “la propietaria” del seno materno le resulta gravoso, indeseado, molesto e inconveniente su inquilino, que es nada más y menos que su “hijo”, francamente me parece un fascinante escándalo de contradicción insuperable. O sea que cuando los propietarios son otros, viva el débil e indefenso y caña a los dueños. Pero, cuando las “propietarias” o poderosas son ellas, cuando poseen el piso o útero y la vida del inquilino en sus manos, entonces al niño indefenso por gravoso e indeseable, eso vivo pero no humano, a eso se le desahucia de la vida en grado máximo, es decir, se le mata. Supongo que ya lo habían captado, los desahucios y lanzamientos por impago dejan en la calle, vivo y a la intemperie, pero no matan. El aborto, sí. En fin, ¡viva la luminosa y ejemplar congruencia de la progresía con los indefensos!