Qbstt

Paradojas del Siglo XXI

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on junio 29, 2011 at 16:42

Un amigo me ha pasado una transcripción de las reflexiones de George Carlin, un cómico americano, a la muerte de su esposa. Me ha sorprendido mucho y me ha encantado leerlo, por eso lo quiero compartir aquí también. Por cierto, qué impresionante es la pintura del Greco!! Me podría pasar horas mirando el Bautismo de Cristo y viendo todos los detalles que surgen resplandecientes de la oscuridad, cada cara, cada vestimenta. El Padre diciendo “este es mi hijo amado” el Espíritu Santo en forma de paloma y el Hijo allí arrodillado…

Paradojas del Siglo XXI

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y personalidades más pequeñas, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos mucho pero disfrutamos poco. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más títulos académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado y reímos muy poco. Conducimos demasiado rápido, nos enfadamos demasiado, nos desvelamos demasiado y amanecemos cansados. Leemos muy poco, vemos demasiado televisión y ya no rezamos.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos mucho, amamos poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a disfrutar de la vida. Añadimos años a nuestras existencia, pero restamos ilusión y amor a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero hacemos menos.

Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Fabricamos ordenadores que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez peor y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestiones lentas, de hombres de gran talla y cortedad de miras, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero mas divorcios, casas mas lujosas pero hogares rotos.

Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moralidad dudosa, revolcones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar tiempo con las personas a las que dices querer porque ellos no estarán aquí siempre.
  Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejara de ti.
  Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un céntimo.
  Acuérdate de decir “te amo” mirando a los ojos a tu pareja y a tus seres queridos, porque tal vez no tengas más oportunidades. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.
  Acuérdate de coger de la mano de la persona que amas y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.
  Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas, tus sentimientos más profundos.

Y recuerda siempre que la vida no se mide por el numero de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

George Carlin.

Anuncios
  1. El Greco es un enigma. Es el pintor más vanguardista de su tiempo. Pero la historia oficial dice que nuestro siglo XVI era reaccionario por católico y por Trento y todo eso. Si nuestro siglo XVI era reaccionario el Greco no podía ser vanguardista. Si no era vanguardista ¿qué era? Era un tipo cegatón; alguien que no veía muy bien y que pintaba figuras alargadas por algún defecto de su córnea o como se diga. Y así se explica todo muy científicamente.
    ¡Qué belleza de cuadro, oiga! ¡Qué belleza!

    • Mmm, (y digo “Mmm” con la mano en la barbilla y la frente levemente fruncida, no hay emoticonos para eso…) aunque este señor hubiese visto mal no tendría sentido que pintase las figuras alargadas. Porque si yo veo todas las figuras alargadas y pinto las figuras igual de alargadas que yo las veo resultará que cuando yo mire mi cuadro las veré más alargadas todavía. Por lo que cuando pinte supongo que las tenderé a hacer como son realmente para que cuando yo mire mi cuadro las vea igual que veo las originales. Bueno, no sé si me explico. En cualquier caso es un genio. ¡Qué belleza de cuadro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: