Qbstt

La fuente de mi indignación

In En la Iglesia, Listado de entradas on junio 2, 2011 at 00:05

Durante estas semanas se ha hablado mucho sobre el 15-M. Yo particularmente he leído bastante en internet sobre el tema.

He leído las reivindicaciones que han pedido, por lo menos algunas. Primeramente las tres peticiones generales: reforma de la ley electoral, verdadera separación de poderes y regeneración política. También las críticas a los partidos políticos y a los medios de comunicación. Luego otras peticiones que salieron de las famosas asambleas que se montaron. Las que tienen que ver con la Iglesia son lamentables, no tanto por lo que dicen como por lo que quieren decir. Y otras de tipo económico son contradictorias unas con otras: se pide por un lado ahorro a la administración y a la vez que gaste más. Resumiendo: unas cosas me parecen muy razonables, otras no, otras no están claras y otras me dan absolutamente igual.

Yo también a veces me siento indignado. Quizás por eso a veces pensaba que tenían razón y otras no. Sin embargo mi “indignación” no se ve reflejada en ninguna de las cosas anteriores. Incluso cuando las tres peticiones que comenté al principio me parezcan muy razonables hay algo que no… Incluso aunque la versión actual de la democracia no me convenza esa no es la fuente de mi “indignación”…

Por esto he mantenido el silencio a este respecto. Sin embargo ha ocurrido algo.

He oído una especie de entrevista. Un hombre indignado con los indignados hablaba con un indignado y le preguntaba si los estudios le habían salido gratis. La respuesta fue afirmativa. También le preguntaba si había tenido una beca durante la carrera. La respuesta fue afirmativa. Le preguntaba si tenía coche. La respuesta fue afirmativa. Le preguntó si salía de fiesta los fines de semana. La respuesta fue afirmativa también. Entonces el hombre le increpaba preguntándole entonces al joven indignado por qué se quejaba si él no había podido estudiar y su vida había sido mucho más dura que la del joven indignado.

Ayer por la tarde estuve en una celebración en la parroquia. Y el cura en la homilía habló de muchas cosas. Y aunque me da vergüenza reconocerlo casi me hizo llorar. Quizá porque me habló de cosas tan concretas que me pasan, de mis sufrimientos, de mis frustraciones, de las cosas que no entiendo. Vamos, parecía que me conocía y hablaba sobre mí. Y dijo, entre otras cosas, un comentario acerca de esta entrevista muy breve sin entrar en juicios de ningún tipo: es que no somos ganado, no somos animales ni vivimos en una granja, es que sólo con “cosas” una persona no puede sentirse plena y ser feliz.

Pues creo que dio en el clavo totalmente. Por lo menos en lo que a mí se refiere. Lo que yo veo es que unos están obsesionados con la cuestión social. Otros que si el estado de bienestar. Otros que si la economía. Otros que si la ideología de género.

Y al final parece que vivimos en una puñetera granja donde el único interés de nuestra sociedad es comer, reproducirse y estar calentitos. Y para colmo de males, igual que a los animales nos proponen cosas como el aborto o la eutanasia… Pero un ser humano no es un animal, no sólo necesita “cosas” para vivir y recordé eso de que “no sólo de pan vive el hombre”.

Doy por supuesto que cualquier persona busca la felicidad y parece que siempre buscamos la felicidad en “cosas”. O esa es la propuesta que el mundo siempre nos da: seré más feliz con más dinero, con más sexo, con un partido político, con un hijo, o sin él, o con mil cosas. Sin embargo, lo asombroso es que el seguidor de Cristo pone su felicidad en el Amor. Y no en que le amen, no. Así de raro es el que sigue a Cristo, pone su felicidad en poder amar al otro, siempre, sea quien sea. Y cuando sabe que por sus propias fuerzas no puede hacer eso recurre a Dios. Y cuando sabiendo que no puede amar al otro, cuando el otro se ha convertido en su “enemigo” y, gracias a Dios, puede llegar a amarle dice que tiene Vida Eterna. ¡Incluso dice que Dios y ese Amor son una misma cosa!

Necesitamos a Dios

Anuncios
  1. Me he pasado unas horas hermosas leyendote,me han encantado tanto tus entradas, me fui hasta el mes de Abril, que bendicion que seas padre, y ojala que tengas por lo menos otros cuatro mas, tambien entre a John Wu, que cosa tan mas preciosa., Gracias que el Señor te bendiga en cada momento, tu familia, tu trabajo, que sigas siendo el hombre de fe que se deja ver en tus escritos, tienes una nueva admiradora y lectora. Bertha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: