Qbstt

Archive for 30 junio 2011|Monthly archive page

¿Qué lugar es éste?

In Cuentos y relatos, Listado de entradas on junio 30, 2011 at 17:57

Era la hora de la batalla. La lontananza se cubrió de pinturas de guerra dejando tras de sí las llamas de la devastación. Sobre la multitud del ejército que cubría el temible horizonte resoplaban, rugían las llamas dejadas a su paso tiñendo el cielo de rojo y el aire del humo de la muerte.

Tragué saliva intentando hacer acopio de fuerzas, de valentía. Miré a mi alrededor para ver nuestras fuerzas y temí la derrota. Aquello era un pueblo, no un ejército, había niños, adultos y ancianos, ¿qué podíamos esperar? ¿acaso teníamos algún plan? Entre la espesura surgió quien señaló, quien siempre señala revestido, el Monte Santo. Dirigimos los ojos al Monte esperando el auxilio, esperando… Y el Monte comenzó a exhalar su brisa. La vegetación de sus laderas era espesa y se comenzó a mover suavemente mecida en aquel soplo como si no le importara el fuego y el horror que se cernía. Nos volvimos todos en dirección a aquel Lugar confiados e hicimos una sutil reverencia. Tras esto por fin la suave brisa llegó hasta nosotros y nos acarició el rostro y los cabellos. Y aquella brisa nos transpasó y pensé en las caracolas del mar. Cuando te llevas una caracola al oído oyes el mar porque ciertos ruidos, ciertas frecuencias resuenan dentro de la caracola y su sonido se parece al de las olas. Así aquella brisa acariciaba dulcemente el corazón y la hacía resonar en la frecuencia adecuada… así escuchamos el susurro del Monte Santo. Aquel susurro que no oyes cuando tienes el corazón edurecido, cuando lo tienes lleno de rencor y de burla, de prejuicios e imposibles. Y por eso de aquel Monte también brotan los arrollos que riegan y alimentan la vegetación, tan exhuberante y tan bella que adorna el lugar.

¿Qué lugar es éste que transforma a los hombres? ¿qué lugar es éste en el que el mayor guerrero ha de ser el que se vuelve más humilde? ¿qué lugar es éste donde caben todos los hombres sin excepción?

¡Es el lugar donde respirarás libre aire puro y fresco, donde beberás agua cristalina y repondrás fuerzas!

Paradojas del Siglo XXI

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on junio 29, 2011 at 16:42

Un amigo me ha pasado una transcripción de las reflexiones de George Carlin, un cómico americano, a la muerte de su esposa. Me ha sorprendido mucho y me ha encantado leerlo, por eso lo quiero compartir aquí también. Por cierto, qué impresionante es la pintura del Greco!! Me podría pasar horas mirando el Bautismo de Cristo y viendo todos los detalles que surgen resplandecientes de la oscuridad, cada cara, cada vestimenta. El Padre diciendo “este es mi hijo amado” el Espíritu Santo en forma de paloma y el Hijo allí arrodillado…

Paradojas del Siglo XXI

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y personalidades más pequeñas, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos mucho pero disfrutamos poco. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más títulos académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado y reímos muy poco. Conducimos demasiado rápido, nos enfadamos demasiado, nos desvelamos demasiado y amanecemos cansados. Leemos muy poco, vemos demasiado televisión y ya no rezamos.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos mucho, amamos poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a disfrutar de la vida. Añadimos años a nuestras existencia, pero restamos ilusión y amor a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero hacemos menos.

Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Fabricamos ordenadores que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez peor y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestiones lentas, de hombres de gran talla y cortedad de miras, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero mas divorcios, casas mas lujosas pero hogares rotos.

Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moralidad dudosa, revolcones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar tiempo con las personas a las que dices querer porque ellos no estarán aquí siempre.
  Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejara de ti.
  Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un céntimo.
  Acuérdate de decir “te amo” mirando a los ojos a tu pareja y a tus seres queridos, porque tal vez no tengas más oportunidades. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.
  Acuérdate de coger de la mano de la persona que amas y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.
  Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas, tus sentimientos más profundos.

Y recuerda siempre que la vida no se mide por el numero de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

George Carlin.

Meditación…

In Listado de entradas on junio 29, 2011 at 09:28

…más bien geek

Matamos cada año al 20% de nuestros hijos

In Cultura de la Vida, Listado de entradas on junio 28, 2011 at 09:23

Hoy he hecho un pequeño cálculo basándome en los datos publicados en la web del Instituto Nacional de Estadística de España (INE) http://www.ine.es/ Buscando en la web he obtenido dos  series de datos desde 1992 hasta 2009: número de nacimientos por año y número de abortos voluntarios (llamados oficialmente Interrupciones Voluntarias del Embarazo) por año. El resto de filas las he calculado con un excel. Si se hace clic sobre la tabla se puede ver más grande.

l

Notas:

– Nacimientos: número totales de hijos nacidos por año en España

– Abortos: número total de abortos por año en España

– Nº concebidos: número total de hijos concebidos por año calculado como la suma de nacimientos y abortos

– % Abortos: porcentaje del número de abortos anual respecto al número total de hijos cocebidos

– Acumulado abortos: suma acumulativa del número de abortos desde 1992 hasta el año en cuestión

Y los gráficos obtenidos son los siguientes:

1. Gráfico del número de nacimientos y abortos. Es un gráfico en el que se ha superpuesto el número de abortos (en rojo) sobre el número de nacimientos (en azul). La suma de las dos sería el número de hijos concebidos. (Corresponde a las dos primeras filas de la tabla)

2. Gráfico del porcentaje de abortos frente al número de hijos concebidos. (Corresponde a la cuarta fila de la tabla)

3. Gráfico del número acumulado de abortos desde 1992 hasta 2009. (Corresponde a la última fila de la tabla)

Desde 1992 hasta 2009 hemos matado 1.242.169 hijos.


Actualmente matamos cada año al 20% de nuestros hijos.

Brutal.

Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos. Porque llegarán días en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron! Entonces se pondrán a decir a los montes: ¡Caed sobre nosotros! Y a las colinas: ¡Cubridnos! Porque si en el leño verde hacen esto, en el seco, ¿qué se hará?(Lc 23,28-31)

Si esto hacemos con el leño verde… con el seco, ¿qué haremos?….

debajo del manzano te desperté

In En la Iglesia, Listado de entradas on junio 27, 2011 at 16:01

Ufff, por dónde empezar… Venga, va. Este sábado por la tarde vinieron de visita a casa unos amigos de la universidad a los que hacía bastante que no veía. En concreto vinieron a ver a la niña y ya de paso estuvimos hablando de los trabajos respectivos de cada uno. Es curioso, tras la carrera me podría pensar que íbamos a terminar en situaciones bastante parecidas. Todo lo contrario, me sorprende cómo se pueden bifurcar los caminos de la vida. Uno se dedica a la investigación, otra a dar clases, otro intenta, el pobre, sacar adelante una pequeña empresa. Todo eso me pareció fascinante. Uno toma decisiones que van determinando su vida, ¿aprovecho esta oportunidad laboral que no me convence o espero a otra que me parezca mejor? ¿me decanto por buscar esto o lo otro? ¿me caso o me voy a vivir sin casarme? ¿me compro ahora una casa y espero a casarme o me caso y ya veremos lo demás? ¿Estoy abierto a la vida o no? ¿salgo a mi hora del trabajo y aprovecho el tiempo con mi familia aunque suponga renunciar a ciertas oportunidades laborales o me quedo en el trabajo y las aprovecho? Me sorprende escuchar los planteamientos de cada uno.

¿con qué criterio decido? ¡Qué complicado parece todo a veces! Bueno, por lo menos a mí a veces me ha parecido complicado…

Y siempre me acuerdo de esa canción del Cantar de los Cantares 8, 5-7:

¿QUIÉN ES ÉSTA QUE SUBE DEL DESIERTO,
QUIÉN ES ÉSTA QUE SUBE DEL DESIERTO,
APOYADA EN SU AMADO, EN SU AMADO,
APOYADA EN SU AMADO?

Debajo del manzano te desperté,
allí donde te concibió tu madre,
allí donde tu madre te dio a luz,
allí donde tu madre te dio a luz.

Llévame como un sello en tu corazón,
como un tatuaje en tu brazo.
Porque es fuerte el amor como la muerte.
Y las aguas no lo pueden apagar,
ni los ríos lo pueden anegar.
Que si tú dieras los bienes de tu casa por el amor,
sólo encontrarías el desprecio.

Y la frasecita esa de “si tu dieras los bienes de tu casa por el amor, sólo encontrarías el desprecio” es la que siempre en estos casos se me queda grabada como una de esas canciones que se te “pegan” y estás todo el día tarareando. Joé que frasecita!!! A ver si no es todo tan difícil como me parece y no lo tengo que hacer todo en mis fuerzas y me tengo que apoyar en el Amado para “subir del desierto”… ¿Por qué a veces parece tan complicado?

Una vez me explicaron la historia de Abraham, salió de Ur de Caldea hacia la tierra prometida atravesando también el desierto. Salió de Ur convencido, por el camino tuvo sus más y sus menos, pero el Señor no le falló y llegó a la tierra prometida y le dió un hijo de su mujer. Y tras la explicación me preguntaron, ¿y dónde crees que estás tú? Pues ni idea, porque unas veces estoy como en Ur de Caldea sin enterarme de nada, otras veces me veo en el camino con mis tropiezos y a veces si que me veo en la tierra prometida. Porque lo que si tengo que reconocer es que cuando me he fiado del Señor y me he “apoyado” en el Amado salió bien la cosa: tengo una mujer y una niña preciosas a las que me puedo dar con mis más y mis menos. Y he visto lo importante que es Dios para el matrimonio. Saber que Dios cuida de mi familia y está allí en medio para que nos podamos querer unos a otros me anima mucho. Respecto a lo material no me quejaré, pero… esperemos que Dios vaya proveyendo cada cosa en su momento.

Creo que era San Pablo el que decía que ahora hay tres cosas: fe, amor y esperanza. Veo que en las tres camino en precario…

No te aferres a mí…

In En la Iglesia, Listado de entradas on junio 24, 2011 at 21:46

… recibe un nuevo encargo y ve

¿oscuro pasado? ¿oscuro futuro? ¿es que todo tiene que ser oscuro?

In En la Iglesia, Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on junio 23, 2011 at 16:32

Es curioso, muy curioso. Nacido en una familia católica aún recuerdo las misas del gallo de mi infancia, las primeras que recuerdo hace unos veinte años. Con siete años me acompañaban escaleras arriba al coro de la capilla del colegio para cantar con el resto de los niños. Recuerdo asomarme a la barandilla del coro y echar la vista abajo junto con el que todavía es mi mejor amigo y desde allí veíamos a una multitud de padres oyendo la misa del gallo. La iglesia del colegio era casi igual de grande que la iglesia de la parroquia y aún así no cabían todos, algunos se apiñaban fuera de la capilla en el hall de entrada. Luego me sentaba en un banco y mi amigo y yo nos quedábamos dormidos. Tan sólo nos despertábamos cuando oíamos el tronar de aquel órgano que tocaba el cura que dirigía el coro y cantábamos lo que oíamos cantar al resto… ¿quién podía pensar hace veinte años que la sociedad cambiaría hasta tal punto? Y lo que nos queda por ver… es fascinante comparar la historia que nosotros “proyectamos” hacia el futuro y la historia real que vendrá en la que Dios nos guía mientras nosotros conducimos…

Y a pesar de aquellas multitudes una multitud aún mayor de prejuicios. Oscurantismo entorno al pasado. Creciendo y madurando en la sospecha sin sospechar la verdad o no de aquello que ni te planteas…

Y luego lees a Santa Teresa de Ávila. Santa ella y bendito el que le propuso escribir aquello. Y uno ve la sensatez personificada y se plantea dónde están aquellos oscuros pasados, dónde los místicos eloquecidos y coléricos. Tras un gran salto hacia adelante en el tiempo llego a otra Santa Teresa, ésta de Lisieux y veo el amor personificado y uno se vuelve a plantear dónde estan aquellos oscuros pasados llenos de monjas intransigentes. ¿Y Chesterton? Hace cien años que vivió y es tan razonable y tan “moderno” que podría ser mi vecino el del quinto tras un ataque de cordura y de sentido del humor (que viene siendo lo mismo). Y uno se vuelve a plantear dónde están aquellos oscuros pasados.

Pero no me quedaré aquí y daré una pirueta siglos más atrás de la primera santa y veré la biografía de San Francisco de Asís (nació en 1182, totalmente medieval, ¿eh?). Y si estrecha es la puerta que da paso a la Salvación además debe ser altísima pues todo lo que tuvo de pequeño en el mundo lo debió tener de alto en el Reino. Y uno lee cómo su padre denunció a Francisco cuando utilizó los bienes familiares para reconstruir una iglesia, ¿a quién pidió Francisco que intermediara en el conflicto? A la Iglesia (¿no era tan temible?). Y cuando el obispo le pidió que devolviera a su padre lo que de su padre era ¿qué hizo Francisco? Desnudarse en pleno invierno, pues nada le pertenecía ya. Y a quien se volvió aquel pobrecillo que no era nadie, ese joven loco desnudo sin padre para pedir su bendición fue ¡¡¡al obispo!!!! ¿Pero no eran aquellos señores feudales que tenían aterrorizadas a las pobres gentes?

Claro que contrastando lo que se dice de la Iglesia hoy en día, sobre todo en los medios de comunicación, y lo que realmente es, si lo extrapolo al pasado… ya no me creo ni la mitad de la mitad de lo que me puedan contar acerca de oscuros pasados ni de oscuros futuros…

Veo que me tenías ganas…

In En la Iglesia, Listado de entradas on junio 21, 2011 at 12:06

Señor, que matraca m’an dao!!! Más de una hora oyendo despotricar en contra del Camino y ya de paso tocándome las narices, ufff. Y que conste que yo no lo provoqué, no saqué ningún tema de tipo religioso, que lo intenté evitar. Yo quería hablar del tiempo y del fútbol como todo el mundo. Que yo no quería entrar en disputas y de hecho no lo hice, me quedé calladito intentando aplacar ánimos…

Que si me creo más cristiano que tú, tururú… Que si yo he ido a más misas que tú, que si no tienes ni idea, que si qué sabréis vosotros de la Biblia que no sepa yo. Que si es gente con un nivel cultural muy bajo y no sé que pintas allí. Que si no vas a poder enseñarles nada (¡Dios me libre siquiera intentarlo!) Que si fanatismo por aquí, que si te tienes que juntar con otra gente por allá. Que si el que no sepa hablar pa’ qué habla y si es su experiencia mejor que esté calladito porque la caga… Que si esa gente sólo cree en Dios pero no en Jesucristo. Que si tienen miedo a la muerte y a que Dios les castigue. Que si esto me recuerda a mi niñez cuando los curas amenazaban con el castigo divino (pobrecillo, ha debido tener una infancia dificil). Que si uno no puede estar en un grupo porque terminan todos tontos y abducidos. Que si no era lo que dijeron sino el tonillo en el que decían la palabra fuegooo, llamassss… (jejeje) Que si lo que dice Benedicto XVI es justo lo contrario al Camino, incluso hay pruebas de un artículo del periódico (¿ein?). Que si al Camino le gusta eso de que el cura se de la vuelta para celebrar la misa mirando al altar (lo que me faltaba por oir). Que si detrás de esa gente se dice que hay un culto satánico (será por eso por lo del fuegoooo, llamassss, jejeje) Que si tampoco entro al trapo, pero podríamos discutir de teología (eso si que no, porque como mínimo el que no sé teología soy yo, probe de mí) Que si porqué tienen que poner en la vigilia de Pentecostés todas las lecturas cuando las de la misa son las mejores (voy a hacer un TOP TEN de lecturas de la misa)

Y así más de una hora de yo-soy-más-cristiano-que-tú-¿porqué-te-crees-mejor-cristiano-que-yo? Y a mí francamente esta discusión me importa un pimiento y encima me sienta mal. Y ni me creo mejor que nadie ni peor tampoco. Me importa un pimiento si uno se cree mejor cristiano que el otro o el otro mejor que el uno. A mí lo que me importa es vivir la fe, porque es algo importante a lo que me siento llamado. ¿Acaso alguna vez he dicho que no se pueda llegar a santo sin estar en el Camino? ¿Acaso he dicho yo que no se pueda ser buena persona con fe o sin ella? ¿Acaso te he pedido yo que entres en el Camino? Pues no, pero pones palabras en mi boca, piensas por mí y piensas mal por no decir fatal y crees que soy tontito.

Si yo tengo un grupo de amigos te parece genial aunque volviese los fines de semana a las seis de la mañana con tres copas de mas, conduciendo una moto y con un porro en la boca, pero si quedo para rezar con unos amigos ya la he cagao…

Y yo me callo porque aunque a veces no te aguanto y me haces daño te quiero y me quiero llevar bien contigo. Y creo que te equivocas al juzgar mi inteligencia y mi libertad en cualquier aspecto…

Paciencia nos dé el Señor… a todos

¡oh, noche que me guiaste!

In En la Iglesia, Listado de entradas on junio 19, 2011 at 15:49

Ayer por la tarde tras dar muchas vueltas al final tuve que ir yo sólo a la Eucaristía. Cuando digo yo sólo digo sin mi mujer y mi hija, claro. Porque en la iglesia había tres comunidades juntas celebrando. Es curioso porque hacía mucho que no iba yo sólo, siempre he ido con mi mujer desde antes incluso de casarnos. Y ahora con la peque también. Y me sentí extraño, como si me faltase algo, ¡qué cosas! Y encima la cosa se agravó porque llegué tarde y me senté en un banco casi vacío…

Pero tuvo una cosa buena y es que no me pude distraer con nada. Escuché las lecturas, los ecos y la homilía. Lo que oí me alegró y me llenó de esperanza, me sentí en paz. Y luego llegó la comunión. Mientras se repartía el Cuerpo del Señor se cantaba “Noche oscura”, nunca estaré lo suficientemente agradecido a Dios por haber inspirado a San Juan de la Cruz esos versos. Me encanta. Y al llegar a eso de:

¡Oh noche que me guiaste!,
¡oh noche amable más que el alborada!,
¡oh noche que juntaste
amado con amada,
amada en el amado transformada!

Sin duda el Señor, el Amado me guió hasta aquella Eucaristía, sin duda hizo para mí una noche más amable que el alborada. Sin duda el Amado se acerco al alma amada… ¡qué infiel es la amada al Amado! ¡qué fidelidad y dulzura la del Amado! Nunca me había fijado pero eso de “amada en el amado transformada” me recordaba a la comunión. El cura se acercó, puse mis manos en forma de cruz y dejó el Cuerpo del Señor encima. El hecho de estar un par de minutos en esa posición adorando el Cuerpo del Señor hasta consumirlo todos a la vez es un regalo inmerecido de Dios. Una cosa preciosa de las Eucaristías del Camino que habla de la misericordia de Dios con su pueblo. Y cuando en esa tesitura dices “no soy digno de que entres en mi casa”, lo dices todo, todo lo que le puedes decir al Señor allí en tus manos en forma de cruz…

Cuando salí estuve un rato hablando con unos y otros. Luego caminé con Él hasta el coche para volver a casa. Qué noche tan amable…

Tiempos heroicos. Cada cual se retrata

In Cuentos y relatos, Listado de entradas, Persecución on junio 17, 2011 at 12:39

He leído por ahí que  algunos colectivos de ateos y librepensadores que piensan dar la bienvenida al Papa vestidos de “trolls, elfos y obispos”…

Y francamente me ha hecho gracia, me ha recordado a “El Señor de los Anillos”. Y es como una representación de lo que sucede en la que cada cual se retrata:

Permitid que me lo tome con sentido del humor:

El Señor de los Ateillos

El comienzo de la Tercera Edad del Sol era un tiempo oscuro, tumultuoso. La noche se cierne y se vuelve más negra, más espesa, más oscura y las brumas se retuercen de puro odio contra cualquier atisbo de claridad. Sin embargo cuanto más oscura es la noche más brilla, más destaca la débil llama. Sin duda eran tiempos de interregno, de luchas, eran tiempos heroicos, tiempos donde la valentía se premiará silenciosamente con la esperanza del nuevo Reino que está por llegar. Las tinieblas son muchas, la débil llama sólo una. Las tinieblas lo invaden todo, la llama es pequeña. Las tinieblas estallan con violencia, la llama responde proyectando suavemente su luz. La llama se inflamará y prenderán miles de pequeñas llamas alentadas por la suave brisa…

En la Tierra Media conviven pacíficamente las comunidades de los hobbits, elfos y obispos. Varios carismas para seres que habitan bajo un mismo Cielo. Sin embargo los tranquilos días de la Tierra Media se han visto amenazados por la Tierra de Mordor, donde se extienden las Sombras. El Señor oscuro Sauron pretende invadir las Tierras Medias sembrándolas de separación y desesperanza. Para atar a todo individuo a las tinieblas.

Para conseguir su objetivo Sauron ha empleado la eugenesia para conseguir una nueva raza de ateorcos laicistas tenebrososos. Este ejército se cierne sobre las escuelas, hospitales, capillas y Jornadas Mundiales de la Juventud a lo largo de toda la Tierra Media.

Batalla tras batalla el Señor tenebroso ha logrado dar muerte a miles de inocentes antes de su nacimiento y ha logrado imponer a todo bicho viviente en la Tierra Media la Educación para la Ciudadanía Oscura. Frente a esto los valientes y pacíficos habitantes de la Tierra Media se ven obligados a la objeción de conciencia para evitar tales males.

En otras ocasiones los ateorcos laicistas invadieron violentamente varias capillas intentando incendiar algunas. Tras estas tropelías los hobbits, elfos y obispos celebraron sendas ceremonias de desagravio logrando vencer en singular batalla reuniéndose entorno al altar y mostrando a su Señor, la Luz que vence la oscuridad, quien trae la paz y la valentía al corazón de cada habitante de las Tierras Medias.

El Señor oscuro Sauron y sus huestes de ateorcos laicistas atacarán la Jornada Mundial de la Juventud. Y la tiniebla se burlará de la débil llama… pero, ¿qué le importa a la débil llama? Lo único que importa es proyectar su luz y quizás en la tiniebla también se prenda otra débil llama. Porque la débil llama vence a un ejército entero de oscuridades furiosas.

Porque el amor vence al miedo…