Qbstt

El eterno run-run

In En la Iglesia, Listado de entradas on mayo 18, 2011 at 22:26

Tras el nacimiento de la niña he tenido unos días de paz. Si, paz, no han sido de descanso, claro, porque me ha tocado cuidar a la niña y a la madre, pero si de esa paz que te hace trabajar con alegría y de no darle importancia al cansancio. El otro día en la Palabra oímos al mismo Cristo pedir por nosotros: “No te pido que los saques del mundo, sino que los guardes del Maligno”. Y la palabra que tocaba era “exilio”. A mí particularmente desde unos días antes se había acabado la paz volviendo una vez más el eterno run-run: que si esto no me gusta, que si mira lo otro, que si Dios no me quiere… Y todo a raíz del comentario de un familiar. Y es que una vez pasado el efecto “recien nacido” vuelve la cantinela de siempre: para qué vas a tener más hijos, en estos días tener uno es como antes tener diez, te vas a enterar si tienes más, con lo caro que sale un niño, que si qué raro eres… Y el dichoso run-run volvió y conociéndome aunque sea un poco tampoco me sorprende.

Lo que me sorprende es que ese día tocaba la palabra “exilio” y así me sentí yo en cierto sentido, exiliado. Porque fuera de la comunidad ciertas cosas chocan más con mi familia o con mis amigos. Me recuerda a un pez que lucha por ir contracorriente. Y al principio a raíz del dichoso comentario que ni venía a cuento me sentí tentado de mandar a la porra al susodicho. Pero en la Palabra me he dado cuenta de una cosa, si no saliera de mí ese eterno run-run interior no le habría dado importancia al comentario ni se me habría ocurrido pensar mal del autor del comentario. Y una vez más el Señor viene a sostenerme con su Palabra para saber qué pedirle: “Señor, no te pido que me saques del mundo, sino que me guardes del Maligno”

Cuando salimos y llegamos al coche habíamos aparcado justo a lado de los padres de una hermana de la comu, ellos tienen siete hijos. Y estuvimos un buen rato hablando con ellos, que ánimos me dieron sin ellos saberlo… Sip, Dios hace las cosas bien, aún cuando no nos enteramos exactamente de lo que estamos haciendo.

Pues tras estas cosillas ya hemos decidido invitar al bautizo de la niña también a todos los familiares y amigos. Lo más probable es que sea en la vigilia de Pentecostés por lo que, quién sabe, igual todos podamos recibir una palabra de parte de Él que nos lleve a la conversión y de nuevo a tener paz y estar a la vez en el mundo sin ser del mundo…

Anuncios
  1. Creo que es estupendo que hayas superado ese bajón y decidas invitar al bautizo a familiares y amigos; el Señor tampoco hacía distinciones … sobre todo entre los de buena voluntad, y a los otros los aguantó hasta en su mesa. Todo el mundo puede aprender si va y ve.
    Y para darte ánimos, imagina que no tuvieses comunidad alguna y que nadie en el fondo te entendiese; pues hay muchos en ese caso.

    • 🙂 muchas gracias. Pues no sé si hay muchas personas en esa situación aunque tampoco me sorprendería. Por eso me parece sorprendente que el CVII dijera que la parroquia tenía que ser una comunidad de comunidades. Casi me parece una necesidad…

      • Quebels, a mí también me parece una necesidad, pero a veces no se cumplen los requisitos y creo que durante estos últimos 20 siglos habrán habido muchos cristianos que lo único que sabían era que el Credo que rezaban era verdadero y además era su modo de sentise cristiano y/o parroquiano; el Credo y los sacramentos.
        Esto sería largo, así que…saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: