Qbstt

¡El horror y la Vida Eterna!

In En la Iglesia, Listado de entradas on abril 28, 2011 at 21:44

En una conversación de estas sobre el bien y el mal leí esta -no sé si llamarlo así- poesía:

Yo soy yo, Tú eres Tú
Tú haces lo Tuyo, Yo hago lo Mío
Yo no vine a este mundo para vivir
De acuerdo a tus expectativas
Tú no viniste a este mundo para vivir
De acuerdo con mis expectativas
Yo hago mi vida, Tú haces la tuya
Si coincidimos, será maravilloso
Si no, no hay nada que hacer.
(Fritz S. Perls)

En cuanto leí la primera línea algo me contrarió. Los comentarios al “poema” eran estupendos, en plan qué bonito es el amor y la tolerancia y la paz. Sin embargo a mí personalmente me espantó. Algo me dijo que la idea que trata de transmitir o por lo menos la que a mí me pareció es que hay algo profundamente perverso oculto bajo un velo de tolerancia o de respeto mal entendido.

Se empeña continuamente en mostrar la separación entre Tú y Yo. Esto podría entenderse como una explicación de Barrio Sésamo de quién soy yo y quién eres tú. Pero transmite algo más profundo, refleja el convencimiento y el deseo de mantener tal separación: YO voy por mi camino y no deseo que TÚ me molestes. No quiero amarte, no quiero que me ames. Y en el fondo creo que sé por qué: porque amar es sufrir…

Los que estén en el Camino se acordarán de este cuento judío de dos campesinos que se encuentran y uno le dice al otro, “Boris, ¿me amas?’’. “Claro que te amo’’.“Boris, ¿sabes qué es lo que me hace sufrir?’’.“No lo sé’’. “Entonces, ¿cómo puedes decir que me amas si no sabes qué es lo que me hace sufrir?’’»

Y creo que por eso muchas veces no queremos saber nada del otro porque intentar amarle nos hace sufrir. Es como en la siguiente imagen de Adan y Eva. ¿Quién está entre los dos ahí colgada del árbol? Si, es ese el que se pone entre los dos y nos dice que es mejor no saber nada de los demás. Hablando en plan de coña, ¿os imagináis un novio declarándose a su novia con esta poesía? No me contestéis que me deprimo…

Pues después de leer esta poesía varias veces me rebelo. No me resigno a esta mierda de idea que me dice que a lo único que puedo aspirar es a “coincidir” un momento “maravilloso” con el otro. No me resigno a nada menos que a amar a mi mujer y al resto de mis prójimos toda la vida. Precisamente esto es la VIDA ETERNA, poder atravesar el sufrimiento para llegar al AMOR y a la UNIDAD. Y así se conocerá que somos Sus discípulos, ¿no?.

¿Cómo que la vida eterna sólo consiste en seguir vivo después de muerto? Pues si viviera como dice esta poesía os juro que estaría muerto en vida o por lo menos con una depresión considerable. ¿Cómo que mi fe es fruto del miedo a la muerte? ¡Todo lo contrario! El pecado, la desunión, la indiferencia es el fruto del miedo a la muerte, al sufrimiento. La vida eterna hace que el amor sea posible.

¿Como tener vida eterna? ¿Cómo poder amar al prójimo? ¡Incluso al enemigo! Y sí, se puede, vive Dios que se puede… incluso hasta dar la vida por él. ¿Cómo? Pues poniendo en medio el árbol de la Cruz en lugar del árbol de la imagen con su bichito. ¡Sí, poniendo a Cristo en medio! Y esto no es una utopía ni algo ideal esto ocurre… Yo lo he visto

¡Cristo ha resucitado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: