Qbstt

La marca “democracia” y sus persecuciones a la Iglesia

In Listado de entradas, Persecución on marzo 21, 2011 at 10:27

He estado haciendo un repaso de las últimas persecuciones contra la Iglesia en España. Resulta curiosa la poca importancia que dan la mayoría de los medios de comunicación a estas cosas. Resulta grotesco el pasotismo del gobierno y de la justicia, sobre todo cuando comparamos la rapidez casi sobreactuada con la que actuan en otras cuestiones.

Hay dos casos que son especialmente llamativos.

El primero es el cierre de la iglesia del Valle de los Caídos. Supongo que el gobierno creyó que podría cerrarla fácilmente envolviendo el lugar de culto en un aura de franquismo. Las razones que se den, se hayan dado y se den en el futuro darán igual. Sólo importará la sensación de que el Valle es un lugar franquista. Es una cuestión de márketing, de marca publicitaria, de sensaciones, no de razones. Todos los partidos políticos intentan apropiarse de la marca “democracia” y intentan asociar a los demás la marca “franquismo”. Pero tienen que tener cuidado pues aunque la marca de un partido es muy fuerte, un traspies puede ser nefasto de cara a sus compradores, en especial los más jóvenes.

Sin embargo se consiguió dar la vuelta al asunto y la basílica se reabrió. Supongo que tanto por el buen hacer del abad como de los frailes como de toda la gente que acude a esta iglesia a celebrar la eucaristía. Me parece estupenda la actitud del abad cuando le he oido en alguna ocasión, persona abierta, no acusa, no juzga, no malmete, para mi gusto ha dado una auténtica lección de buen hacer. Por supuesto ésta sólo ha sido una batalla, la guerra no está ganada.

El segundo es la profanación de la capilla universitaria de Somosaguas. La misa de desagravio, pese a haberse celebrado en un lugar difícil de encontrar y desconocido para mucha gente, la asistencia fue masiva. Varios miles de personas congregados a la puerta de la capilla. En su mayoría jóvenes universitarios. La afluencia de personas desbordó las previsiones de los convocantes y fueron muchos los que se quedaron sin poder comulgar por haberse agotado las formas consagradas. Por lo visto la homilía del obispo auxiliar de Madrid fue estupenda.

Yo creo que frente a los ataques totalitarios la respuesta está siendo bastante adecuada y bastante esperanzadora. Y curiosamente la respuesta sí que está siendo auténticamente democrática, no como marca, sino como realidad objetiva. ¿Será la Iglesia la que acabe preservando la democracia? Más aún: ¿será la Iglesia la que actualmente preserva la democracia?

Anuncios
  1. […] una de las entradas que escribí hace un tiempo me planteé si la Iglesia sería la que preserve en un futuro la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: