Qbstt

Allá suben las tribus, las tribus del Señor

In Listado de entradas, Razones para la fe on marzo 18, 2011 at 01:00

La entrada del otro día: Japón y los japoneses, fue una noticia del periódico que me envió un compa del trabajo. En ella se comenta que en Japón en los últimos años ha aumentado bastante el número de personas mayores que comenten algún delito porque se encuentran solas o/y sin recursos y quieren ir a la cárcel. En la cárcel tienen tareas que realizar y están en compañía de otros.

Tras enviar este correo surgieron unos comentarios que creo que son interesantes entre el resto de compañeros, lo pongo tal cual lo enviaron:

Miguel escribió: Me lo han comentado hoy en la comida, no había oído nada antes. Algo funciona mal cuando pasa esto.

Rafael añadió: Amos a ver. En vez de acondicionar las cárceles, ¿no pueden hacer residencias de ancianos? De todas formas, aquí en España también se ha dado algún caso, recuerdo el de un pobre hombre de Badajoz, creo, que se empeñaba en querer entrar en la cárcel sin necesidad de robar antes, porque no le parecía bien tener que robar… Naturalmente no le dejaban (“tiene usted que robar algo”).

Gabriel remató: Si sólo fuera “algo” lo que funciona mal… Dicen por ahí que “para educar un niño hace falta una tribu entera”. Y creo que la pérdida de la tribu es una de más dolorosas en la sociedad actual. Lenta y progresivamente hemos perdido nuestra tribu; lo peor de todo es que, de alguna manera, nos han vendido la moto de que es adecuado. En Japón creo que también últimamente están trabajando los ancianos en pequeños negocios de siembra y reparto de flores y cosas manuales por el estilo, de detalle, no fácilmente automatizables y que la gente en general no quiere hacer porque no dan mucho beneficio; así ellos ocupan su tiempo y completan su desmejorada pensión de jubilación, decían. Y de alguna manera les devolvía al mundo, a la vida.

Me ha asombrado eso de “para educar un niño hace falta una tribu entera”, me ha parecido una frase “luminosa”. Desde mi punto de vista, es el lamento implícito por el individualismo. Por una sociedad que te permite hacer lo que te dé la gana (con tal de que pagues tus correspondientes impuestos por ello, claro, gran argumento para querer legalizar la prostitución) pero no porque te quieran libre, sino porque le das igual. Porque lo que hagas con tu vida se la repanpinfla, aunque te tires por un puente. Quizás por eso el fenómeno de las tribus urbanas. Gabriel pone su esperanza en la “tribu”, yo de un modo peculiar, si ser exactamente eso también, pero en mi parroquia lo llamamos “comunidades” con la diferencia de que es Cristo en torno al cual se reúnen los hermanos, cada uno con su carisma. (No se si me explico muy bien…)

Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo. Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuero, judíos y griegos, esclavos y libres y todos hemos bebido de un mismo Espíritu. El cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos. Si el pie dijera: “Como soy mano, no formo parte del cuerpo”, ¿acaso por eso no seguiría siendo parte de él? Y si el oído dijera: “Ya que no soy ojo, no formo parte del cuerpo”, ¿acaso dejaría de ser parte de él? Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde estaría el olfato? Pero Dios ha dispuesto a cada uno de los miembros en el cuerpo, según el plan establecido. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? De hecho, hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. (1Cor 12,12-20)

En una comunidad reunida entorno a Cristo todos tienen su “misión”, nadie sobra porque ¡¡¡¡EL OTRO ES CRISTO!!!!.

Quizás sea el tiempo de la comunidad de comunidades y ójala podamos pasar del “para educar un niño hace falta una tribu entera” al “mirad cómo se aman”…

 Por el amor de mis amigos

Por el amor de mis amigos,
por el amor de mis hermanos,
déjame que yo te diga:
La paz contigo.

¡Qué alegría cuando me dijeron:
vamos a la casa del Señor!

YA ESTÁN PISANDO NUESTROS PIES
TUS UMBRALES, JERUSALÉN.

JERUSALÉN, JERUSALÉN,
DE NUEVO REDIFICADA.
JERUSALÉN, JERUSALÉN, 
DE NUEVO REDIFICADA.

Por el amor de mis amigos,
por el amor de mis hermanos,
déjame que yo te diga:
La paz contigo.

Allá suben las tribus,
las tribus del Señor.
SEGÚN LA COSTUMBRE DE ISRAEL
PARA CANTAR AL SEÑOR.

JERUSALÉN, JERUSALÉN,
DE NUEVO REDIFICADA.
JERUSALÉN, JERUSALÉN,
DE NUEVO REDIFICADA.

Por el amor de mis amigos,
por el amor de mis hermanos,
déjame que yo te diga:
La paz contigo.

Pedid la paz, pedid la paz
para Jerusalén.
QUE SEA LA PAZ, QUE SEA LA PAZ
CON TODOS LOS QUE TE AMAN.

JERUSALÉN …

Anuncios
  1. Estoy de acuerdo, lo que ocurre es que en la familia (comunidad domestica), el otro también es Cristo. A mí siempre me ha entristecido que los ancianos sobren, que no se sepa que hacer con ellos. Antiguamente la sabiduría estaba en los “ancianos” y hoy parece que solo está en los jóvenes. A lo peor por eso tanta gente busca la eterna juventud. Es triste y patetico que alguien quiera entrar en una carcel para no estar solo, sobre todo porque eso es porque no se siente querido ni tiene a nadie que le ame.

    • Muchas gracias. Sin duda es bastante triste que se considere que una persona “sobra”. Comentas una cosas muy interesante acerca de la sabiduría. Yo también he pensado alguna vez cómo es posible que antes la ancianidad era sinónimo de sabio, pero ahora no. En una ocasión tuve que leer en el Leon-Dufour la palabra “sabiduría” y me dio algo de luz al respecto. Es que el concepto de sabiduría ha cambiado. Antes se consideraba generalmente sabio al que tenía el modo, la clave para llevar una vida feliz, con lo cual parece que tiene sentido que una persona que ha vivido más sea más sabia. Sin embargo ahora parece que no es así, la sabiduría ha pasado a ser mero “conocimiento” (almacén de datos, capacidad de relacionar esos datos). Además la tecnología cambia rápidamente y es más sencillo que una persona joven esté “a la última”. Por contra las claves para llevar una vida feliz se consideran totalmente subjetivas y que pertenecen únicamente al ámbito privado de una persona (quizás como consecuencia del individualismo). Creo que merece la pena un post al respecto con el Leon-Dufour delante. Ya veremos si tengo tiempo y saco algo en claro.

  2. Seguro que será una estupenda entrada.
    Yo creo que la felicidad se consigue en la medida en que se ama y uno se siente amado, todo lo demás es accesorio. Otra cosa es que al fondo todos tendemos al individualismo y a creernos indispensables y el ombligo del mundo de ahí empiezan a salir todas nuestras necesidades y derechos.
    Esto me ha dado que pensar, me voy de convi, a la vuelta intentaré retomar mi blog. Como veras me has animado. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: