Qbstt

Tragedia de la razón

In Listado de entradas on febrero 21, 2011 at 01:00

Puede parecer que este post tratará de algo serio. Pues no. Trata de cómo hacer una bechamel estupenda.

El otro día me puse a hacer la comida después de ir a comprar. Teníamos coliflor con bechamel. La coliflor estaba en la olla ya cocida por lo que cuando llegué sólo quedaba hacer la bechamel. Me puse manos a la obra y eché en la sarten un poco de mantequilla, cuando emepezó a hervir eché una cucharada grande de harina, se mezcló con la mantequilla mientras removía. Cuando todo estaba caliente añadí la leche. Siempre hay que remover todo el rato. Cuando estaba todo ligado y sin grumos pensé: le quedan cinco minutos. Miré al reloj de la cocina y marcaba menos cinco. Por lo que en una sencilla cuenta deduje que a en punto lo retiraría de la vitro y dejaría ya de remover, me parece aburrido.

Empecé a pensar en cómo es el tiempo. Los minutos son unidades muy malas de medida, no son siempre iguales. A veces se pasan muy rápido y otras se hacen eternos. Me vino a la cabeza los ejemplos que te ponen en el bachillerato para explicarte la ley de la relatividad, dos relojes marcarán tiempos distintos entre sí dependiendo de la velocidad a la que se hayan movido tras el viaje. Que curioso. Tras esta reflexión miré de nuevo el reloj. Todavía no era en punto. La bechamel parecía un poco espesa así que eché más leche. La bechamel tiene estas cosas.

Lógicamente seguí removiendo y pensando. El tiempo es extraño, no me puedo hacer idea exactamente en la cabeza de qué es. El Señor dijo “Yo soy el que soy”. Uhmmm, Dios es eterno. La creación sin embargo tuvo un comienzo y llegará algún día desconocido a su fin. La ciencia nos dice que parece que el universo tuvo un comienzo, el Big Ban, parece que coincide con el relato de la creación. Es curioso como lo primero que crea Dios es el cielo y la tierra y estos estaban vacíos, en ese momento me pareció que el relato podría referirse a la creación del “espacio” y del “tiempo”. Tendría sentido que antes de que exista nada tenga que existir el espacio que lo contenga y el tiempo que lo haga transcurrir a su través. Luego creo Dios la luz y la oscuridad y según parece lo primero que se generó en el Big Ban fue una cantidad enorme de energía. Miré al reloj y todavía no eran en punto. Lo probé de sal. Mmm estaba un poco soso. Eché un poco más de sal.

Pues nada, seguí removiendo y pensando. Que curioso que ahora intenten asegurar que el universo se podría haber creado a sí mismo. ¿Será posible eso de que una cosa se cree a sí misma? Esto provoca cierta incredulidad a cualquiera. Pero bueno, ¿es que nunca son en punto? ¡ay, mi madre! El reloj de la cocina estaba estropeado y desde las 04:55 am había estado marcado la misma hora. Con razón nunca eran en punto.

Bueno, después de tantas vueltas lo único importante es que la bechamel salió riquísima.

A la hora de comer mi mujer me dijo que me había quedado muy bien:

– ¿le has echado algo distinto?

– Mucho arte…

Para otro día doy la receta de la tarta de manzana. Soy un despiste con patas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: