Qbstt

Archive for 28 febrero 2011|Monthly archive page

El fuego canta salmos

In Cuentos y relatos, En la Iglesia, Listado de entradas on febrero 28, 2011 at 17:18

La llama todavía pequeña comenzó a fundir la cera a su alrededor. Poco a poco fue creciendo, con delicadeza pero con una constancia que parecía transformar esa delicadeza, esa debilidad en fortaleza y en alcázar, como si se supiese eternamente alimentada por la cera que se derretía por su calor. Temblaba, y cuando parecía que se iba a apagar de nuevo volvía a resurgir vacilante, dubitante. Y era una llama nueva y era la misma llama. Y seguía moviéndose de un lado a otro alimentada incansáblemente por su propio calor, por su propia luz que transformaba la cera fría y dura en oración, en humo precioso que se elevaba casi invisible sobre la llama, abrasada hasta el Señor.

Y cantaba salmos. Sólo en Dios descansa alma mía. Sólo en Dios… descansa alma mía… Porque de Él viene mi salvación; sólo Él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilaré.

El que me lavó los pies…

In En la Iglesia, Listado de entradas on febrero 26, 2011 at 00:05

Ayer me llevé una agradable sorpresa al leer uno de esos blogs amigos que leo. El post trataba sobre sobre la comunidad de 26 hermanas del Monasterio de la Conversión. Una de las cosas que me ha llamado la atención es que se dedican a la acogida cristiana de peregrinos en el Camino de Santiago. Y esto me recordó a cuando hice el Camino…

Me recordó una tarde, estabamos intentando llegar hasta O Cebreiro. Era una de esas subidas más bien duras. Como ya estábamos cansados decidimos quedarnos en un pueblo que hay en la subida y dejar el resto de la subida para el día siguiente. El pueblo eran cuatro casas y no logro acordarme de cómo se llamaba. Estaba elevado en lo alto de una colina bastante alta rodeada de otros picos. El paisaje se veía a ratos entre la niebla de tal forma que jamás se te ocurriría pensar que pudiera desaparecer totalmente y brillar claramente el sol.

El albergue estaba bastante bien, era grande y limpio y en el recinto del albergue había una pequeña ermita cerrada. Esa vez yo tuve que dormir en el suelo, gracias a Dios llevaba un buen saco de dormir y un aislante para evitar el frío del suelo y me prestaron unas mantas para hacer mi “cama” un poco más cálida. Tras acomodarnos salimos fuera y nos encontramos con la persona que llevaba el albergue, era alemán y de alguna forma logró informarnos de que en la ermita iba a haber “algo”. En ese momento entró andando al albergue un hombre vestido de franciscano, creo, pues llevaba un hábito marrón ceñido a la cintura con un cordón y unas sandalias en los pies. En ese momento me extrañé tanto de ver entrar andando a aquel hombre vestido de aquella forma que me pregunté si no sería un actor contratado para hacer algún tipo de espectáculo. Pues no, era franciscano de verdad. Entramos unas veinticinco personas en la ermita. Luego el hombre hizo una oración y pidió unos voluntarios. Mi mujer se quiso apuntar y ya de paso me arrastró también a mí. Salimos varias personas, el franciscano sacó una palangana, una jarra de agua y una toalla nos lavó los pies. La verdad, me quedé entre sorprendido, incrédulo y extrañado.

Luego predicó un rato sobre la Última Cena. Hizo una oración y se fue andando por el mismo sitio por el que había venido.

Increíble pero cierto, hay gente que lleva el Evangelio también en el Camino de Santiago…

Humildes abejas logarítmicas

In En la Iglesia, Listado de entradas on febrero 25, 2011 at 01:00

Ayer por la mañana escuché por la radio una historia que me encantó y que no me resisto a contar ayudado por un par de búsquedas en google.

Hace algo así como un par de siglos, al naturalista francés Reaumur se le ocurrió la idea de medir con exactitud las celdas de los panales de abeja. De sus mediciones llegó a la conclusión de que el ángulo interno entre dos paredes de cada celda era 109º 28″. A Reaumur se le ocurrió la idea (buena idea) de que quizás con esa estructura en forma de panal compuesto por celdas hexagonales, las abejas trataban de economizar cera y maximizar a la vez la capacidad de cada celda. Convencido de esto le pidió a un amigo suyo matemático, un tal Koenig que calculase de forma teórica el ángulo para cumplir estas dos condiciones, minimizar la cera gastada en cada celda y maximizar el volumen total de la misma. Koenig obtuvo el resultado de 109º 26″.

Hasta aquí nos podemos maravillar de la increíble exactitud de la naturaleza que tan sólo equivocaba un par de minutos en la construcción de una celda “perfecta”.

“Dayenú, dayenú” cantó el kiko. Pero no, hay más…

Años más tarde hubo un accidente marítimo que nada tuvo que ver ni con las abejas, ni los panales, ni con los buenos de Reaumur ni Koenig. Un capitán de barco había tomado una dirección que previamente había calculado y había tenido un accidente con su navío. Hubo una investigación posterior y se dedujo que el sabio capitán no se había equivocado sino que había un pequeñísimo error en la tabla de logaritmos que usaba para sus cálculos. Como ya habrás intuido, se trataba de la misma tabla de logaritmos que había utilizado el bueno de Koenig para su cálculo del panal “perfecto”. Se volvió ha realizar el cálculo obteniendo, ahora sí, el resultado de 109º 28″.

Esta historia me lleva a dos reflexiones. La primera es que la Naturaleza es sorprendente y se ve o por lo menos se intuye detrás al Creador. Y la segunda es la que me lleva a intentar ver la razón y la inteligencia que Dios nos ha dado con más humildad…

Tiranías idólatras, idolatrías tiránicas

In Listado de entradas, Persecución on febrero 24, 2011 at 01:00

Viendo la pléyade de reminiscencias tiránicas en mayor o menor grado que heredamos del siglo XX y las que van surgiendo me estoy planteando que la tiranía y la idolatría están muy relacionadas. Quizás la tiranía podría ser un tipo concreto de idolatría. Desde el traje de Gadafi hasta los poco amables discursos de Chavez, la tiranía, desde lejos (¡nos ha fastidiado!) parece un tanto grotesca o ridícula. A nivel personal incluso me causa una cierta vergüenza pensar en los ídolos que me hago a veces yo mismo como el trabajo, el dinero… ¡ay!

Cuando el profeta Isaías habla de esto noto un cierto tono de humor al respecto:

“Parte del leño quema en el fuego; con parte de él come carne, prepara un asado, y se sacia; después se calienta, y dice: ¡Oh! me he calentado, he visto el fuego; y hace del sobrante un dios, un ídolo suyo; se postra delante de él, lo adora, y le ruega diciendo: Líbrame, porque mi Dios eres tú”. (Isaías 44:16-17)

“No saben ni entienden; porque cerrados están sus ojos para no ver, y su corazón para no entender. No discurre para consigo, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quemé en el fuego, y sobre sus brasas cocí pan, asé carne, y la comí. ¿Haré del resto de él una abominación? ¿Me postraré delante de un tronco de árbol?” (Isaías 44:18-19)

Una curiosidad: me he encontrado una imagen de un libro de texto norcoreano que explica los orígenes de su líder Kim Jong Il. Este hombre es el tirano jefe de Corea del Norte, el único régimen estalinista que queda el cual se rige con una especie de dictadura paranoica y hereditaria. Este hombre heredó su puesto de tirano de su padre, Kim Il Sung.

Pues bien, el texto enseñado en educación para la ciudadanía en Corea del Norte es el siguiente:

Traduciendo dice lo siguiente:

“Nacimiento bendito:

En 1941, un colibrí mágico visitó el Pueblo de Corea del Norte prediciendo el nacimiento de Kim Jong Il.

Después de aquel año, la profecía del colibrí se vio cumplida en lo alto del Monte Paektu, la montaña más alta jamás vista. Kim Jong Il emergió, caminando desde la patriótica y revolucionaria vagina de su madre seis antes de lo previsto y sin la ayuda de ningún médico, esto hizo a la comunidad médica Coreana innecesaria. De la vergüenza, todos los médicos abandonaron nuestra grandiosa e innovativa nación para jamás volver.”

No reprocho a los médicos norcoreanos, yo también habría huido ante tan patriótica y revolucionaria… criatura.

Dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado

In Listado de entradas on febrero 23, 2011 at 01:00

Desde que fui a ver “De dioses y hombres” le vengo dando vueltas al tema central de la peli. Bueno, quizás no sea el tema central, pero a mi es el que más me ha llamado la atención.

Dos momentos. Uno, cuando llegan por primera vez los terroristas y el jefe terrorista pide a Cristian (el superior) que le entreguen todos los medicamentos frente a la amenaza de la muerte. El terrorista le dijo “no tienes elección” y Cristian le responde “si, si la tengo”.

Dos, cuando Cristian recibe a Luc (el médico) en su mesa. Cristian le pregunta a Luc por su opinión acerca de si deben irse o quedarse. Luc le responde “soy un hombre libre”. Cuando se levantan de la mesa Luc dice en tono jocoso “dejen paso al hombre libre”.

Pues si, lo que más me ha llamado la atención es la auténtica Libertad.

Noche oscura (San Juan de la Cruz)

1. En una noche oscura,
con ansia, en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

2. A oscuras y segura
por la secreta escala, disfrazada,
¡oh dichosa ventura!,
a escuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

3. En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

4. Aquesta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía
adonde me esperaba
quien bien yo me sabía
en parte donde nadie parecía.

5. ¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche, amable más que el alborada!
¡Oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

6. En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo me regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

7. El aire del almena,
cuando ya sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cabello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

8. Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado;
cesó todo, y dexéme,
dexando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

 

Recuerdos de La Comarca

In Listado de entradas on febrero 22, 2011 at 01:00

Hace poco mi mujer me preguntó que cual había sido el momento más feliz de mi vida. No me gustan esas preguntas, es como cuando me preguntan mi color favorito, no sé que contestar, quizás el azul o el rojo me llaman más la atención, pero depende para qué. Por ejemplo, no pintaría las paredes de la casa de esos dos colores. Pues igual me ocurre con eso de la felicidad. Supongo que ha habido momentos muy felices, pero cada uno a su manera y en su situación. Y decidir si uno ha sido más feliz que otro es complicado…

Opté por contarle uno de los primeros instantes felices que recuerdo. Fue hace unos años, cuando yo era pequeño. Supongo que el tiempo es el mejor edulcorante para la memoria…

La finca de mi tío es un campo en el que antes se plantaban patatas. Él lo compró mucho antes de nacer yo y construyó una caseta pequeña. También cavó junto con mi padre un pozo y construyó una fuente que se alimenta del agua del pozo con una bomba. No se puede decir que sea un palacio pero siempre me ha gustado su parcela. Es todo muy alegal pues no tiene licencias para edificar, ni para excavar un pozo, ni para extraer agua de la cuenca del río que pasa cerca. No sé si para tener una fuente hace falta licencia pero si hace falta seguro que tampoco la tiene. Quizás eso le da un toquecillo rebelde que me atrae. No sé por qué pero a pesar de que racionalmente comprendo que en una sociedad civilizada tienen que existir ciertas normas que hay que cumplir a veces me resulta atractiva la idea de que una persona pueda hacer en su parcela la caseta, el pozo y la fuente que le dé la gana sin dar más explicaciones. Y que viva mi incoherencia.

Mi padre y yo fuimos a ver a mi tío un sábado por la tarde de enero. Hacía una tarde muy desapacible, hacía frío, soplaba el viento y llovía. En la caseta sólo hay una chimenea y una mesa con dos bancos, uno a cada lado. Mi padre y yo estabamos sentados en uno de los bancos entre una ventana y la mesa. Mi tio estaba a ratos sentado en el otro banco hablando con mi padre y a ratos atendía a una sartén llena de castañas que tenía en la chimenea encendida. Mientras mi padre hablaba tranquilamente con mi tío de cosas aburridas yo estaba sentado al revés mirando por la ventana dando la espalda a mi tío y apoyado en mi padre. Como mi padre era mucho más grande que yo me acurrucaba a su lado mientras miraba y escuchaba cómo el viento movía los árboles. De vez en cuando la lluvia golpeaba la ventana y se oían truenos a lo lejos. Me sentía muy tranquilo y muy seguro allí a cubierto y apoyado en mi padre que me daba calorcito mientras fuera todo estaba revuelto.

En un momento mi tío sacó las castañas de la chimenea y se levantó a echar más leña a la chimenea. En ese momento mi padre se giró un poco, me dio un beso en la cabeza y me dijo en voz baja “te quiero, hijo”. Luego siguió hablando con mi tío.

Hay que ver lo importante que era mi padre para mí cuando era pequeño…

Tragedia de la razón

In Listado de entradas on febrero 21, 2011 at 01:00

Puede parecer que este post tratará de algo serio. Pues no. Trata de cómo hacer una bechamel estupenda.

El otro día me puse a hacer la comida después de ir a comprar. Teníamos coliflor con bechamel. La coliflor estaba en la olla ya cocida por lo que cuando llegué sólo quedaba hacer la bechamel. Me puse manos a la obra y eché en la sarten un poco de mantequilla, cuando emepezó a hervir eché una cucharada grande de harina, se mezcló con la mantequilla mientras removía. Cuando todo estaba caliente añadí la leche. Siempre hay que remover todo el rato. Cuando estaba todo ligado y sin grumos pensé: le quedan cinco minutos. Miré al reloj de la cocina y marcaba menos cinco. Por lo que en una sencilla cuenta deduje que a en punto lo retiraría de la vitro y dejaría ya de remover, me parece aburrido.

Empecé a pensar en cómo es el tiempo. Los minutos son unidades muy malas de medida, no son siempre iguales. A veces se pasan muy rápido y otras se hacen eternos. Me vino a la cabeza los ejemplos que te ponen en el bachillerato para explicarte la ley de la relatividad, dos relojes marcarán tiempos distintos entre sí dependiendo de la velocidad a la que se hayan movido tras el viaje. Que curioso. Tras esta reflexión miré de nuevo el reloj. Todavía no era en punto. La bechamel parecía un poco espesa así que eché más leche. La bechamel tiene estas cosas.

Lógicamente seguí removiendo y pensando. El tiempo es extraño, no me puedo hacer idea exactamente en la cabeza de qué es. El Señor dijo “Yo soy el que soy”. Uhmmm, Dios es eterno. La creación sin embargo tuvo un comienzo y llegará algún día desconocido a su fin. La ciencia nos dice que parece que el universo tuvo un comienzo, el Big Ban, parece que coincide con el relato de la creación. Es curioso como lo primero que crea Dios es el cielo y la tierra y estos estaban vacíos, en ese momento me pareció que el relato podría referirse a la creación del “espacio” y del “tiempo”. Tendría sentido que antes de que exista nada tenga que existir el espacio que lo contenga y el tiempo que lo haga transcurrir a su través. Luego creo Dios la luz y la oscuridad y según parece lo primero que se generó en el Big Ban fue una cantidad enorme de energía. Miré al reloj y todavía no eran en punto. Lo probé de sal. Mmm estaba un poco soso. Eché un poco más de sal.

Pues nada, seguí removiendo y pensando. Que curioso que ahora intenten asegurar que el universo se podría haber creado a sí mismo. ¿Será posible eso de que una cosa se cree a sí misma? Esto provoca cierta incredulidad a cualquiera. Pero bueno, ¿es que nunca son en punto? ¡ay, mi madre! El reloj de la cocina estaba estropeado y desde las 04:55 am había estado marcado la misma hora. Con razón nunca eran en punto.

Bueno, después de tantas vueltas lo único importante es que la bechamel salió riquísima.

A la hora de comer mi mujer me dijo que me había quedado muy bien:

– ¿le has echado algo distinto?

– Mucho arte…

Para otro día doy la receta de la tarta de manzana. Soy un despiste con patas…

Mi vida en La Comarca

In Listado de entradas on febrero 19, 2011 at 01:00

Ayer el Señor me regaló un día estupendo, muy tranquilito y pude compartir mucho tiempo con mi mujer.

Dormí bien y me levanté animado, tras una ducha rápida me vestí y salí pitando al trabajo para poder salir pronto y poder ir a buscar a mi mujer. Fui en coche a trabajar y decidí escuchar un poco de música. Cuando llegué abrí el correo como siempre y he aquí la sorpresa ¡ho tenía ningún correo! ¿se habría estropeado internet? No qué va, era que nadie me había mandado ningún correo, ¡increíble!

En la oficina solemos ser unas 25 personas y hoy éramos unos pocos más de la mitad, la otra mitad estaba de visita en sus respectivos clientes. Se respiraba mucha tranquilidad. Me dediqué a resolver unos temas de la base de datos. Cuando terminé a eso de las 10 decidí bajar al comedor, cogí un vaso de chocolate y una galleta también de chocolate y me las subí corriendo por las escaleras. Llegué a mi sitio y me tomé mis viandas mientras leía un SMS de mi mujer para quedar a comer a la salida, le respondí y seguí toda la mañana igual de solitario y tranquilo absorto en mi programa.

Como era viernes, salí a las 14:30 sin tener nadie de quien despedirme y fui con el coche hasta la facultad donde ya estaba mi mujer esperándome. Luego nos dirigimos ha aparcar en el centro mientras me contaba cómo le había ido en sus clases.

Aparcamos y a esas horas ya no había gente por la calle así que mi mujer se puso a cantar por la calle mientras caminábamos distraídos hacia el restaurante. El restaurante también estaba casi vacío y nos sentaron en un sitio bastante apartado al lado de una ventana. Mi mujer me hizo ver que hacía mucho que no estábamos los dos solos comiendo por ahí y estuvimos charlando de unas cosas y otras. Yo me comí un plato de pasta enorme y la mitad del de mi mujer (eran realmente grandes) y luego pedimos un postre para los dos que mi mujer devoró.

Tras la comida dimos un paseito tranquilamente mientras mi mujer miraba los escaparates de ropa. Que paz, Señor, me hizo gracia pensar que éramos como esos Hobbits del Señor de los Anillos que viven en La Comarca tan tranquilos sin saber el jaleo que tiene montado el mundo. Pero en esos momentos pensé que La Comarca me parecía el mundo real y lo otro el jaleo que me quiero montar yo con mis prisas y mi estrés de otros días.

oh, el cine

In Cine, Listado de entradas on febrero 18, 2011 at 01:00

Desde el éxito del documental “La última cima” parece que ha comenzado un alza del cine religioso. Lo curioso de este fenómeno es que se da en un momento de caida del número general de espectadores en los cines. Se calcula que en 2010 cayó la cifra total de espectadores en España un 10%.

Me llama la atención que no parece cine que muestre una cierta cultura cristiana sino que es un cine de valores. Quiero decir, que no se trata de películas que describan una historia de cristianos (como las pelis de romanos de Semana Santa) o que simplemente entretengan. Sino que, como “La última cima” o “De dioses y hombres”, parece que tratan de transmitir algo más profundo, ¿una evangelización a través del cine?.

Quizás sea una moda más que pasará o quizás también estas películas tengan su nicho entre los espectadores y pueda ser una fuente de evangelización sostenida en el tiempo, Dios dirá.

Ya comenté hace unos días en un post los datos de recaudación y espectadores de “La última cima”. Tras el éxito en España hay más de 100 paises en los que se ha solicitado su estreno, en la web de la peli hay una lista de paises donde se ya se ha estrenado y donde se va a estrenar en breve:

  • Guatemala 4 de febrero de 2011
  • Honduras  18 de febrero de 2011
  • Nicaragua 18 de febrero de 2011
  • El Salvador 3 de marzo de 2011
  • Chile 17 de marzo de 2011
  • Argentina 18 de marzo de 2011
  • Panamá 26 de noviembre de 2010
  • Costa Rica 3 de diciembre de 2010
  • Ecuador 17 de diciembre de 2010

Según esto, parece que hay más de 100 paises que han solicitado el estreno del documental. También se estrenará en México y EEUU de la mano del productor de “La Pasión” y “Braveheart”. También salió el mes pasado a la venta en DVD en TiendaLibres.com

Incluso ayer salía un artículo aquí según el cual la película habría suscitado algunas vocaciones.

Otra peli que ha salido hace unos meses es “De dioses y hombres” que tras ganar el Gran Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes y tener bastante éxito en las taquillas, llega ahora como máxima favorita a los Premios César, ceremonia a la que llega con 11 Nominaciones. Su edición en DVD llegará  el próximo mes de Abril en alquiler y en Junio en venta. Ya ha superado en toda Europa los dos millones y medio de espectadores y aún continúa en cartel.

Aprovechando este fenómeno ha aparecido en pantalla una biografía de Santa Teresita del Niño Jesús que fue premiada en Cannes hace veinticinco años.

Dentro de poco se anuncia la proyección de “Conocerás dragones” (“There be dragons”), sobre San Josemaría Escrivá. Se estrenará en España el 25 de marzo y en EEUU el 6 de mayo.

Sepulcro blanqueado

In En la Iglesia, Listado de entradas on febrero 17, 2011 at 10:47

Al escribir el post de hoy, el de los lobos me he parado a pensar a ver a cual de los lobos estoy alimentando yo. Luego por casualidad he estado también releyendo el post de ayer junto con los comentarios. No dudo las buenas intenciones de los que han escrito los comentarios, de lo que dudo es de mis intenciones y me han recordado una experiencia muy desagradable. A veces parece que solo aprendo a base de humillaciones.

En una ocasión escuché a una persona decir ciertas cosas que no me gustaron nada así que con mi gran bocaza le dije que se equivocaba. Digo yo que quién me mandaría a mí decir nada a nadie. Con lo que no contaba era con que se iba a enfadar bastante por mi comentario así que me respondió con muy malas maneras. Cuando traté de aplacar sus ánimos lo que me contestó es que era un falso. Ala, para que vuelva a por más. Por supuesto salí bastante cabreado y bastante dolido y pensé que esa persona era muy orgullosa. Luego leí esto:

“Si no tuviéramos orgullo no nos quejaríamos del de los demás.” (François De La Rochefoucauld)

Ala, otra en toda la boca y aún más avergonzado.

Hay un chiste que dice así:

“Yo antes tenía un defecto, que era vanidoso. Pero ya lo he superado, ahora soy perfecto…”

En fin… que soy un desastre

Sepulcro blanqueado.