Qbstt

Locura

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on diciembre 26, 2010 at 01:00

El segundo capítulo del libro “Ortodoxia” de Chesterton se titula “El maniático”. Me encanta. En primer lugar trata de poner un punto de partida para comenzar todo un discurso acerca de la razón y la fe. Según Chesterton, los antiguos sabios habrian partido en sus razonamientos de un hecho indiscutible que es el pecado. Hoy en día este concepto es tan discutido que propone para su razonamiento partir de un hecho ampliamente aceptado: la locura.

“Los modernos maestros de la ciencia insisten, sobre la necesidad de basar toda investigación, en un hecho. Los antiguos maestros de religión, se mostraron igualmente entusiastas de esa teoría. Empezaron basándose en el hecho del pecado; un hecho tan evidente como las patatas. Fuera posible o no fuera posible que el hombre se purificara con ciertas aguas milagrosas, no cabe duda de que necesitaba purificación. Pero algunos caudillos religiosos de Londres, relativamente materialistas, comenzaron en nuestros días a negar, no la discutible milagrosidad del agua, sino a negar la indiscutible existencia de la mancha”, es decir, el pecado, y añade: “Los santos más intransigentes y los más obcecados escépticos, por igual unos y otros, tomaron el positivo mal, como punto de partida de sus argumentaciones.”

“En esta situación especialísima, evidentemente ahora no es posible (con una esperanza remota de aceptación general) comenzar como comenzaron nuestros padres, basándose en el hecho del pecado. Este mismo hecho que fue para ellos (y es para mí) tan evidente como la luz, es precisamente el hecho que ha sido discutido o negado. Pero aunque los modernos nieguen la existencia del pecado, supongo que no han negado aún la existencia del manicomio.”

Tras esto postula que el ir más allá de la pura razón es lo que nos proporciona algo de cordura. Sólamente es la obcecación en la razón, muchas veces enfocado en un sólo aspecto de la realidad, el que provoca la locura. Comenta que si hubo alguna vez un poeta loco, no era un loco por su poesía, sino por su racionalismo. Y precisamente sería la poesía la que proporcionaba a éste un poco de normalidad a su vida. Chesterton aclara que su objetivo no es atacar la lógica o la razón, las cuales alaba, sino la obsesión por utilizar sólo la razón para conocer la verdad.

“El poeta sólo pretende entrar su cabeza en el cielo. El lógico es el que pretende hacer entrar el cielo en su cabeza. Y es su cabeza la que revienta.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: