Qbstt

Cuento del misterio de la Navidad

In Cuentos y relatos, Listado de entradas on diciembre 24, 2010 at 01:00

Al final este año en lugar de enviar una postal de navidad por correo se me ha ocurrido escribir un cuentecillo que he mandado a mis familiares y amigos. Es el siguiente:

Desde el principio de los tiempos Dios tuvo en su mente a un hombre. Llegados a un punto del perfecto plan de Dios tuvo tanta generosidad que le dió la vida. Y no sólo eso sino que le dió multitud de dones y de bienes para que fuese feliz, le hizo poco menos que los ángeles. Con el tiempo el hombre fue creciendo y comenzó a dar por supuesto todo lo que Dios hacía por él. De hecho a veces se felicitaba porque consideraba que era mérito suyo y no de Dios. Llegados a un punto el hombre se sintió insatisfecho y profundamente infeliz. Sólo se fijaba en lo que él quería y no en todo lo que le había sido regalado.

Dios le miró con ternura y decidió hacer algo por él. Se le acercó un día y le preguntó al hombre si era feliz. Él le respondío que no era feliz en absoluto. Entonces Dios le propuso que le pidiese algo que realmente le fuese a hacer feliz. El hombre, sin pensárselo dos veces, le pidió disponer de toda la comida que quisiese sin necesidad de trabajar. El Señor se puso manos a la obra y cada día le preparaba un gran banquete en el que no faltaba de nada. El hombre estaba encantado, comía todos los días a lo grande. Sin embargo, con el tiempo, poco a poco se fue cansando. Un día Dios le preguntó si era feliz a lo que el hombre le respondío que no, que para ser feliz necesitaba una gran casa para poder vivir en ella. Entonces el Señor ni corto ni perezoso le construyó una gran mansión. No le faltaba de nada, era enorme y sin hipoteca. El hombre estaba encantado y vivió en su mansión mucho tiempo. Pero llegó un punto en que tampoco la mansión le bastaba. Entonces Dios le volvió a preguntar si era feliz, a lo que el hombre respondió que no, que necesitaba también un coche. Entonces el Señor le regaló un coche estupendo cuyo combustible nunca se gastaba, era fenomenal. El hombre tan contento, se dedicó a recorrer el mundo en su coche. Viajó y vio cosas fantásticas, era genial, pero llegó un punto en el que se cansó de viajar y volvió a las andadas. Volvió Dios a preguntar al hombre y éste le dijo que para ser feliz exigía que le diese una fortuna para poder irse de compras. El Señor con paciencia colmó las exigencias del hombre que comenzó a comprar compulsivamente. Acaparó todo cuanto pudo pero llegó un punto en el que tampoco el dinero le bastaba para ser feliz.

El hombre se entristeció mucho y pensó que nada le iba a hacer plenamente feliz. Entonces el hombre comenzó a vaciar su corazón de todas las cosas que tenía. El dinero y el resto de cosas que había conseguido ya no significaban nada para él, estaba harto de todo eso.

Entonces Dios, que sabía lo que había en el corazón del hombre y le comprendía, decidió hacerle un regalo por su cuenta. Era un regalo que el hombre jamás podía haber sospechado y que su razón no podía alcanzar a comprender. El Señor encarnó a su Hijo en el vientre de una virgen llamada María y le dió una familia, la familia de Nazaret. En el momento en que María se puso de parto, su esposo, José, estaba nervioso porque hacía frío y nadie quería darles alojamiento. No tenían ningún rinconcito caliente donde cobijarse para que naciese el pequeñín. Dios desde lo alto miraba sonriendo puesto que sabía que todo iba a salir bien. Llegados a un punto de su camino José y María vieron el corazón vacío del hombre y se metieron en él. En ese glorioso momento el Niño Jesús nació, y nació llenando de calor y de alegría ese pobre corazón vacío del hombre. En ese mismo momento el hombre lloró de felicidad.

¡Feliz Navidad!

Anuncios
  1. Wuaooo… es precioso.
    Desde luego, el mejor Regalo que se le pudo dar al hombre: su propio Hijo. Para que luego digamos algunas veces que Dios no nos ama, aysss… qué torpe soy yo a veces.
    ¡Feliz venida del Hijo de Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: