Qbstt

Conversiones a pares

In En la Iglesia, Listado de entradas on diciembre 19, 2010 at 01:00

Me resulta curioso. He conocido un matrimonio civil de mi edad (unos 27) que quieren casarse por la Iglesia y no sólo eso, sino entrar en la Iglesia. Y tienen unos amigos que son una pareja de novios que han preguntado también cuándo se vuelven a hacer catequesis porque quieren asistir. La cosa me sorprende bastante puesto que me parece un milagro que alguien quiera entrar en la Iglesia pero me parece un auténtico milagrazo que se entre “en pareja”. El caso es que a mí me pasó lo mismo. Quería casarme, mi novia (ahora mi mujer) fue a preguntar al cura y él le indicó el lugar y la hora de las catequesis del anuncio del kerigma.

Fui pensando que iba a ir el primer día porque iba a ser un coñazo y además las “puñeteras” catequesis me coincidían con la clase de inglés, que por supuesto eran lo más importante. Mi novia y yo no queriamos tener hijos hasta los 30 mínimo porque queríamos ir de vacaciones lejísimos. Por supuesto tendríamos dos hijos, un niño y una niña porque nos dió por pensar que era lo mejor, supongo que por aquello de conocer un “bicho” de cada tipo, no sé. Yo quería un coche chulísimo y un chalét también.

Hay una frase que me dijeron una vez y me hizo mucha gracia: si quieres hacer reir a Dios cuéntale tus planes… Conmigo se partió de risa.

Pues nada oye, se vé que Dios no me ha dado el don de la profecía porque el inglés me duró una semana (por lo visto el don de lenguas “Advanced” tampoco es lo mío). Las vacaciones más largas han sido las de la luna de miel y el niño no esperó nada para venir. Mi coche es modestito, mi casa es de alquiler y parece que no tengo un minuto de descanso. Eso sí, cuando me voy a la cama duermo como un tronco y tengo una vida estupenda que no cambio por nada del mundo. Y las otras cosas pues para el que las quiera. Tenemos suerte de que Dios tenga unos planes para nosotros mucho mejores de lo que nosotros podríamos imaginar.

Como dice el Cantar de los Cantares: “Que si tú dieras los bienes de tu casa por el amor, sólo encontrarías el desprecio.”

Repito lo de ayer. ¡Ovejas del Señor, bendecid al Señor!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: