Qbstt

Las bendiciones de Adán

In Listado de entradas, Literatura, Razones para la fe on diciembre 3, 2010 at 08:42

Decía Chesterton que “Adán vivió en un jardín rodeado de millares de bendidiones que le fueron otorgadas, pero la mayor de todas era abstenerse de hacer una sola cosa”

Adán y Eva

Cuanto más lo pienso más complicada me parece la cosa de la libertad, me parece escandalosa, más incluso que el tema del sufrimiento. Cuando era adolescente me parecía que libertad era básicamente hacer lo que me diera la gana. Cada vez me parece menos eso y más el poder hacer lo que es correcto. Pongo un ejemplo, un chico se quiere casar con su novia. Lo habitual es que ese chico quiera a su novia más que a nada en el mundo y por eso se quiere casar con ella. Correcto. Ahora viene el tema: la libertad, según el mundo, es que ese chico pueda divorciarse cuando quiera. Llegados a este punto el mundo aplaude y grita lo bueno que es la libertad. Pues no lo veo: la libertad no es poderse divorciar, sino que se ese futuro matrimonio pueda querer durante toda la vida.

Me explico. Si uno quiere a su mujer, me imagino que no se plantea el dejarla. Si se plantea el divorcio es porque llega un punto en que la convivencia no es posible. Es decir, se ven el uno al otro como enemigos. Se han machacado el uno al otro y eso duele y abre una herida en nuestro corazón, y para que no duela pues nos hacemos duros: endurecemos nuestro corazón. Aquí es donde la desesperanza nos hace tirar la toalla y donde no vemos otra salida que el divorcio. Si no vemos otra salida es porque no somos libres, no podemos elegir. Entonces, ¿dónde está la tan cacareada libertad? Podríamos pensar entonces que realmente no somos libres pero ésta sigue ahí esperándote y esta libertad viene con un anuncio, un canto a la alegría misma, un grito exhultante: Se puede amar a nuestros enemigos, el perdón se puede dar.

Cristo es nuestra Esperanza y también nuestra libertad.

Anuncios
  1. Veo que tenemos muchas cosas en común: el Camino, los blogs, Chesterton, la fe,…
    Gracias por esta iniciativa tan necesaria en internet. Te adjunto a mis enlaces.
    Con respecto al post, es verdad que es posible amar al enemigo. Más éste no es el que te declara la guerra públicamente u oficialmente, sino tantas veces es el mismo prójimo, es decir, el más próximo a uno mismo. En resumidas, el que te exige que le des la vida cuando esto es tan arduo… Saludos!

  2. Muchas gracias por tu comentario! Eres muy amable y si que creo que es importante dar testimonio también en Internet, como suele decir un cura al que aprecio mucho: dar gratis lo que gratis recibiste 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: